SPACE HARRIER

Space Harrier sigue siendo tan psicodélico como cuando despuntó en coin-op.

En el año 1.985 sus innovaciones fueron sorprendentes: el jugador se monta en una máquina recreativa con motor hidráulico, y de inmediato se ve inmerso en un salvaje juego de disparos en tercera persona.

A grandes rasgos, eres un personaje parecido a Flash Gordon que vuela por una Zona de Fantasía gracias a su cohete multipropulsado, que llevas bajo el brazo y que también dispara a los engendros surrealistas que se aproximan hacia ti.

Ovnis blindados, rocas flotantes, mamuts de un solo ojo y todo tipo de flora y fauna extravagante llenan cada uno de los dieciocho niveles que encontrarás hasta llegar a las épicas batallas contra los jefes.

Para el jugador moderno, la característica más llamativa de Space Harrier reside en el sistema de gráficos pseudo-tridimensionales, que se esfuerza por dar una sensación de profundidad.

Dotado con la tecnología Super Scaler patentada por SEGA – la misma que poseen After Burner y OutRun -, muestra sprites planos que se hacen más grandes cuando te acercas, mientras un paisaje parecido a un tablero de ajedrez enfatiza la velocidad.

Basta con chocar contra un árbol para quedar fuera de combate, pero irás ganando puntos constantemente si te mantienes vivo.

La única forma de deshacerte de un adversario es ponerse justo delante y dispararle, aunque el fuego enemigo vaya directamente hacia ti.

Dicho lo cual, Space Harrier es algo extraño e invita a la nostalgia, pero el esplendor de las imágenes y el ritmo de la acción se merecen una y mil oportunidades.

Preferiblemente, asegúrate de exprimir la versión arcade o la de 32X, porque la mayoría de adaptaciones domésticas, aunque a menudo están programadas inteligentemente y con un incuestionable buen gusto, también son versiones deslucidas con respecto al original.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.