SPARKSTER

Konami, una vez más, ha hecho honor a su fama creando un juego que constituye todo un reto.

Los obstáculos y las barreras os harán la vida imposible, acabando en algunos momentos con vuestra paciencia, pero no os desaniméis.

Con Sparkster, todo es posible.

La infatigable compañía japonesa rescata al héroe de Rocket Knight Adventures para protagonizar, en los 16 bits de Nintendo, un juego de 8 megas, que han sido exprimidos al máximo.

El resultado es un excelente arcade de plataformas al más puro estilo Konami, coincidiendo en el tiempo con otros clásicos de la compañía para SNES como Tiny Toon All Stars: Wild and Wacky Sports, The Adventures of Batman and Robin, Animaniacs y Biker Mice From Mars.

Sin duda, un espléndido catálogo para engalanar aquella navidad de 1.994.

En cualquier caso, todas sus creaciones anteriores tienen su pequeña representación en esta joya, que destaca por sus peculiares jefes y un nivel de dificultad que os harán recordar este cartucho hasta el final de vuestros días.

Como decíamos, el protagonista de Sparkster es la misma zarigüella que debutara en Mega Drive bajo el nombre de Rocket Knight.

No ha abandonado su atuendo, y continúa cargando un reactor a sus espaldas que le será de gran utilidad para eliminar a sus contrarios y para escapar de las encerronas de los programadores.

El comienzo de la historia no podía ser más triste.

Un misterioso personaje llega al castillo de la princesa del reino, secuestrándola ante los atónitos ojos de su padre.

Nuestro héroe no puede permanecer impasible ante tamaño desafío, y se lanza a la caza y captura de su aeronave.

En todos y cada uno de los niveles encontraréis muestras del inconfundible estilo de la factoría Konami.

Todos los final bosses rememoran las mejores producciones de esta compañía para Super Nintendo, con una gran variedad en su diseño y sus ataques.

También merecen una atención especial las variantes introducidas en algunas fases, porque Sparkster no es un título del todo lineal.

Con este cartucho os veréis inmersos, en una determinada fase, dentro de un increíble shoot’em up de perspectiva aérea.

Y eso no es todo, pues cuando hayáis concluido el nivel os hallaréis con un combate de boxeo espacial contra un robot de enormes dimensiones.

En definitiva, Sparkster es una aventura que va de sorpresa en sorpresa.

Además, incluye una extraordinaria música de película y unos efectos sonoros bastante aceptables.

De todas formas, es justo reconocer que hay algunos escenarios con un aspecto gráfico simple; un detalle que pasará inadvertido ante la intensidad del juego.

Si queréis acción, con este título la tendréis a raudales.

EL SELLO KONAMI

Konami siempre ha destacado a la hora de diseñar y animar a los jefes finales.

Por supuesto, Sparkster no podía ser una excepción.

Como podéis contemplar, los jefazos del cartucho tienen en su piel el sello inconfundible de la factoría nipona como en sus mejores tiempos.

EN SÍNTESIS

En lo visual, el reflejo del agua es impresionante, y el colorido del juego también; aunque el diseño de algunos escenarios peca por su excesiva sencillez.

El apartado sonoro está compuesto por diferentes melodías para cada fase, dignas de una película de aventuras, junto a sampleados perfectos para todos los cortes musicales del cartucho.

Sin olvidar, claro está, un buen número de efectos para recrear esta aventura, pese a que la calidad de algunos no es todo lo buena que quisiéramos.

Por último, conviene destacar las excelentes animaciones del protagonista en sus desplazamientos, así como un nivel de dificultad bastante ajustado para los más hábiles.

DURO DE ROER

Con este cartucho, Konami regresó con las fuerzas renovadas a los dominios de Super Nintendo.

De hecho, Sparkster es otra muestra del buen hacer al que nos tenía acostumbrados esta compañía japonesa.

Lo mejor son sus jefes finales y, por supuesto, la fase de shoot’em up que supone una grata sorpresa entre tanta plataforma.

Difícil, pero de una jugabilidad increíble.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.