SPLATTERHOUSE, UNA SAGA BAÑADA EN SANGRE Y ALIMENTADA DEL TERROR MÁS PRIMORDIAL

Splatterhouse 2 Pixel Art Xtreme Retro

Esta dista mucho de ser la típica crítica sobre la saga Splatterhouse; una que les vaya a aclarar si los juegos son realmente buenos o malos, o si hay algo que rascar en esta serie de títulos sobradamente conocidos.

Entre otras, porque son programas tan elementales que si tienen querencia por los ambientes lúgubres y la dinámica simplificada y heredada de aventajados beat’em ups, les gustará.

En caso contrario, probablemente no.

Pese a ello, la entrega póstuma ha suscitado unas cuantas reflexiones acerca de esta mal llamada franquicia que, de un modo u otro, ha sido bañada por el espíritu adolescente e inmortal de las sagas más clásicas de terror.

tumblr_mckr0vvmP01rdq2opo1_500

Huelga decir que el resultado ha sido, en ocasiones, discutible; pero en términos generales rebosan calidad a raudales, y no están exentos de suculentos detalles dignos de mención.

tumblr_m8x46tfDZS1qfa1jdo1_500

Aspectos que bien merecen ser destacados, aunque sea en nuestra línea de verborrea y derivativa, tal como viene siendo habitual.

Acompáñenos, porque en breve nos cubriremos el rostro con la blanquecina máscara maldita.

tumblr_mnylbgyHIc1s5jshbo5_500

Para empezar con el respectivo análisis, conviene recalcar aquellos valores indiscutibles e intrínsecos de dicha saga, y que son compartidos con mayor o menor entusiasmo por todos los fans del terror más primordial.

A saber.

La serie Splatterhouse, tan básica, directa, zafia, gratuita, repetitiva y carente de toda vergüenza, propia o ajena, es un símbolo de aquello que nos cautiva del género, y así es preciso entenderla.

Periódicas zambullidas en una abstracción de horribles criaturas que mueren sádicamente a manos de un engendro todavía más agresivo, y acogiéndose a los esquemas, escenarios y temática que, recordemos, no gustan precisamente por su sutilidad, sino por su burda avalancha de imágenes salidas del metaforismo más sanguinario, y por su escasa explicación a la hora de explotar todo aquello que resulta de interés y se genera entre el cráneo y las rótula.

Estoy convencido de que saben a qué me refiero.

tumblr_mmy95d67DM1rybydqo1_400

No en vano, los buenos títulos son precisamente un poco como estos que nos ocupan.

Es decir, sumas totales de los elementos que destacan en el medio – historias mínimas y emociones máximas -, y que carecen de justificaciones como el argumento no supeditado a la acción con el jugador, las grandes interpretaciones o lo inmediato en sentido metafísico, porque no les hace ni maldita falta.

El gran triunfo de Splatterhouse consiste precisamente en percatarse de que no es necesaria una trama elaborada para justificar que la rubia de turno muestre los senos; del mismo modo que otros programas añejos destacaron, en cierto modo, cuando se dieron perfecta cuenta de que los giros argumentales son poco menos que un mero resorte narrativo para alegar una buena cantidad de horas adicionales de diversión.

Pero hay más en la fascinación que suscitan estos vitoreados beat’em ups que en los propios cartuchos.

Empezando por la singular adaptación de Famicom, que a día de hoy sigue siendo un enigma absolutamente indescifrable.

tumblr_ma5ys7nCUA1qfa1jdo1_r1_500

A pesar de sus deliciosas técnicas y mecánicas, el juego no está dispensado de ese tono histérico e imprevisible – por lo enloquecido – del episodio inicial.

tumblr_moygn7YlM71qd4q8ao1_500

Una banda sonora siniestra y enervante, amén de escenarios decorados por imaginería macabra, consiguen que todo se vista de una rudimentaria y desenfadada psicosis que incluye al usuario y encaja perfectamente con el tono de la serie: acción pura y desenfrenada, el susto sin razón narrativa, los nervios a flor de piel, porque sí, y carentes de aclaración lógica que valga.

tumblr_mcxz6ae2y21roqda3o1_500

Más popular resultó la segunda entrega para Mega Drive e infinitamente superior, tal como dicta la lógica, pues conserva inalterables la linealidad y frenesí del original, sin olvidar que la infranqueable barrera que suponen los pérfidos final bosses logra amenizar su manido desarrollo.

tumblr_lv6guo0svA1qatk7fo1_500

No escasean aquellos usuarios que consideran a esta longeva serie como una burda adaptación del popular film Viernes 13, y razones estéticas no les faltan.

Sin ir más lejos, el fornido protagonista es un sosías del mismísimo Jason, y no sólo en lo que respecta a la funesta máscara.

También en su desaliñado aspecto.

Basta con decir que el héroe y su máscara, una entidad demoníaca para más señas, conforman un equipo imbatible, bendecido por una fuerza y resistencia física sobrehumanas.

tumblr_ltkzf72grz1qk26dzo1_500

Se acentúa así el protagonismo de la máscara del terror, en especial si nos referimos al reciente capítulo de la presente generación, que da lugar a una teoría ridículamente acertada sobre el uso icónico de las máscaras en el género.

A saber: símbolos de poder que, a su manera, ocultan una identidad exenta de toda importancia, y enfatizan ese fetiche que le otorga al monstruo su propia personalidad e infinita capacidad para horrorizar.

Sin embargo, la máscara es, en realidad, una burda metáfora de aquello que abrazamos cada vez que nos enfrentamos a un nuevo episodio de la saga Splatterhouse, asumiendo la personalidad, físico y habilidades de otro, y convirtiéndonos, muy a nuestro pesar, en él.

tumblr_m523sxSh3Z1qfa1jdo1_500

Empetizamos de una forma que otros géneros jamás podrían igualar.

Y por eso nos gusta Rick y su máscara del terror como un sólo monstruo, junto a sus infernales y anónimas víctimas.

tumblr_mmg4l35TwC1r2pz7go1_500

Pues resulta evidente que son tabulas rasas.

Aquello que los eruditos entienden como personajes vagamente definidos o desarrollados, pero que, aún sin pretenderlo, conforman auténticos iconos cuya única finalidad es que nosotros, desde el otro lado de la barrera, queramos jugar a ser monstruos, o víctimas, según se mire, y nos pongamos en su piel sangrante.

tumblr_mlbp0pyFNS1r2pz7go1_500

Precisamente por ese motivo el esquematismo de Splatterhouse se entiende como una versatilidad, y se convierte por méritos propios en su principal virtud.

Podemos concluir, en síntesis, que la precisión y el detallismo están sobrevalorados, y priman aquí las emociones fuertes que permiten ser vividas y disfrutadas en primera persona.

En ese aspecto, Splatterhouse va sobrado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.