SQUARE PICTURES, LA PRIMERA Y LA ÚLTIMA

Si bien Hironobu Sakaguchi, el creador de Final Fantasy, fue un visionario capaz de idear una de las sagas más prestigiosas que han pasado por consola alguna y salvar a la compañía SquareSoft de la quiebra, en el intento de establecer un estudio de cine digital, la suerte no le sonrió.
Square Pictures, el nombre con el que se dio a conocer la compañía, demostró ser capaz de usar las técnicas más avanzadas de animación, haciendo uso de actores generados por ordenador con una calidad fuera de toda duda, muy adelantados a su tiempo, llegando hasta el punto de imitar los poros e imperfecciones de la piel, en los personajes a los que le dio vida.
Viniendo del propio Sakaguchi, no era de extrañar que su primera intrusión en la industria del cine se saldara con la entrega de una nueva historia de Final Fantasy, aunque en ésta ocasión no llegase a contentar ni a los fans de la saga, por la ausencia de magias, personajes y elementos típicos como los recurridos chocobos, ni a aquellos que no estaban familiarizados con el videojuego, para los que el argumento resultaba bastante confuso.
Y así pudieron contemplar los espectadores a Final Fantasy, La Fuerza Interior, nombre con el que se dio a conocer su gran largometraje en el año 2001.
Lamentablemente todas éstas virtudes no fueron suficientes para captar el interés de los espectadores, para los que el argumento era demasiado complejo y el guión poco atrayente, especialmente si nos referimos a los mercados occidentales.
De esta forma el cierre de la compañía fue tan sólo cuestión de tiempo, tras obtener perdidas millonarias en la taquilla con una película que no consiguió pasar de ser entretenida, tal como la definen en algunas publicaciones especializadas.
Sin embargo, no todo fue negativo, ya que se aprovecharon los conocimientos adquiridos para la producción de nuevos juegos de la compañía nipona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.