SQUARESOFT NO CONSIGUE CONSOLIDARSE EN EUROPA

Tras el desmesurado éxito de Final Fantasy VII, Squaresoft reconquistó la fama que había tenido en Europa tras el lanzamiento de los primeros Final Fantasy para Super Nintendo, aunque tristemente ni siquiera su buen nombre pudo impedir que dos de sus creaciones más deseadas carecieran de distribución en el viejo continente durante la consagrada etapa de los 32 bits.

El primer título en discordia era conocido como Parasite Eve, un destacado RPG de una marcada ambientación aterradora, muy en la línea de la serie Resident Evil, ensalzada por un apartado técnico similar al de los últimos Final Fantasy comercializados en la gris de Sony, que vio la luz allá por el lejano 1.998.

En esta destacada entrega los usuarios asumían el rol de la bella detective Aya Brea, cuyo cometido consistía a grandes rasgos en esclarecer el origen de una serie de mutaciones acontecidas en la otrora pacífica ciudad de Nueva York.

Por fortuna, contaba a su favor con la inestimable ayuda de extraños poderes de origen sobrenatural, que facilitaban en cierta medida el éxito de su arriesgado periplo.

Debido a que ninguna compañía se animó a trasladar dicha aventura fuera del mercado japonés y americano, en los que sí cosechó unas cifras de ventas más que aceptables, se produjo un lógico aumento de las exportaciones.

No obstante, a raíz de esta problemática Square decidió instalarse en Europa, a fin de evitar males mayores, donde felizmente sí pudo distribuir el segundo episodio, ligeramente más sencillo que el anterior.

Respecto al Chrono Chross, estuvo disponible en el territorio japonés desde el 17 de noviembre del 1.999, y su mayor atractivo consistía en ser la continuación del mítico Chrono Trigger, uno de los mejores juegos disponibles en el extenso catálogo de Super Nintendo, lo que no es decir poco precisamente.

Aunque es justo destacar algunos de sus grandes aportes al género, en especial si nos referimos a la inusitada libertad de acción de la que disponían los aficionados, pues estos podían escoger a su protagonista entre más de una treintena de personajes bien diferenciados entre sí, permitiendo incluso viajar a otras épocas con la finalidad de vivir numerosas aventuras, tal como ya sucedía en el episodio original.

Sin embargo, se justificó su ausencia debido al uso que esta aclamada entrega hacía de la Pocket Station, una suerte de Memory Card ciertamente singular, engalanada con una pantalla de cristal líquido, que tampoco llegó a franquear las fronteras de Japón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.