STAR FOX 2

Dado el notable éxito cosechado por el primer Star Fox, no era de extrañar que una continuación directa fuera desarrollada.

Y así fue, Argonaut Games en colaboración con Nintendo fueron los encargados de producir el que iba a ser a todas luces un nuevo y rotundo éxito, pero al contrario de lo que sucede con la mayoría de títulos que son cancelados, este si estaba finalizado y listo para salir al mercado.

Como era de esperar, la historia retoma el hilo argumental de la primera entrega, con el equipo Star Fox en lucha continua contra Andross, que planea hacerse con el control del sistema Lylat.

Es preciso destacar algunas novedades que incorporaba con respecto a su antecesor, como un nuevo contador de tiempo semireal, un mayor número de naves disponibles, dos nuevos miembros del equipo que se sumaban a la plantilla original, y finalmente un modo de batalla sustancialmente mejorado gracias a las virtudes del nuevo chip FX que lo hacía posible.

No en vano, no son pocos los aficionados que consideran al más reciente Star Fox Command como su verdadero sucesor, debido a las semejanzas existentes entre ambos títulos.

El motivo por el cual este prometedor cartucho nunca llegó a ver la luz se debe a que Nintendo prefería centrar sus esfuerzos en desarrollar títulos para Nintendo 64, que pasaba por ser el futuro más cercano de la compañía, y consideraron oportuno servirse de las novedades que incluía este juego para desarrollar el próximo Star Fox que vería la luz en dicha consola, bajo el nombre de Lylat Wars, o Star Fox 64 como es conocido en su país de origen.

Como viene siendo habitual, os dejo un enlace desde el que podéis descargar la beta de este recomendable juego.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.