STAR WARS ARCADE

Después de una larga trayectoria por los distintos soportes, por fin llegó esta maravillosa saga a los 32 bits de SEGA.

Star Wars conserva en 32X los ingredientes principales de la recreativa, pero mejor, vayamos por partes.

Seguro que muchos de vosotros habéis visto todas las películas de Star Wars, leído sus libros, o escuchado su banda sonora.

Sin embargo, no todos conocéis el comienzo de la fiebre de La guerra de las galaxias, que significó un auténtico fenómeno de masas allá por el año 1.978.

Después de una impresionante campaña de marketing, se produjeron largas colas en todos los cines que emitían el filme.

Hallar una entrada, por aquel entonces, resultaba tan difícil como encontrar una aguja en un pajar.

No había niño que no comentara la aventura, y la moda se extendió por todo tipo de soporte: libros, maquetas, discos y juguetes.

Todos deseaban ser Luke Skywalker para acabar con el terrible Lord Darth Vader.

En esas fechas, los afortunados propietarios de una consola Atari 2600 se divertían como enanos con Jedi Arena y AT-AT Attack de la compañía Parker.

Estos dos brillantes arcades constituían auténticas joyas para este sistema de antaño.

Poco después, en el 80, llegó a las recreativas de la mano de Atari.

Pilotamos el X-Wing en un juego bastante parecido al que nos ocupa, compuesto en su totalidad por gráficos vectoriales sin rellenar.

No obstante, era misteriosamente parecido a un juego de Spectrum, 3D Starstrike.

A este lanzamiento le seguirían las versiones del resto de la saga.

También tendrían su adaptación a ordenador personal, aunque demasiado tarde – cuatro años después -.

Estas entregas eran totalmente idénticas a la máquina, hecho que no resultaba difícil de lograr.

En 1.991 las fuerzas de la rebelión invadían la NES en un cartucho distribuido por JVC y programado por LucasArts, que marcó una época en esta consola.

Posteriormente, también tendría sus versiones en las consolas Game Boy, Master System y Game Gear.

Al mismo tiempo en PC, aparecía X-Wing, un simulador de vuelo espacial en la línea de Wing Commander, al que seguirían Rebel Assault – también aparecido en Mega CD -, y Star Wars Chess.

Pero en Super Nintendo, JVC repetía la hazaña con la versión, del popular clásico para 8 bits, titulada Super Star Wars.

Este lanzamiento destacaba por su grandeza y espectacularidad.

Mientras tanto, los usuarios de Mega Drive se quedaban con las ganas, viendo como aparecían uno detrás de otro juegos de la trilogía para Super Nintendo.

Al mismo tiempo, U.S. Gold aplazaba una y otra vez su lanzamiento para Mega Drive, hasta anularlo definitivamente.

Pero, por fin llegó el 32X.

Basada en la recreativa del mismo nombre, y mezclando varios conceptos de la primera máquina y algunos de Rebel Assault, Star Wars nos demuestra las capacidades de este peculiar sistema.

Este juego retoma la última parte del filme, en el que las fuerzas de la rebelión se preparan para el asalto final a la Estrella de la Muerte.

También realizado con gráficos poligonales vectoriales, esta versión es tan rápida y detallada como la máquina.

Transcurre en seis fases distintas y, para superarlas, deberemos eliminar un número determinado de cazas enemigos, salvo en la última misión donde tendremos que volar, con un certero disparo, el reactor de la estación espacial.

El cartucho tiene tres modos de juego: Rebel Training, que comienza directamente en la Estrella de la Muerte; Arcade, con las fases de la recreativa; y 32X, que posee seis fases más que la máquina.

Contaremos, además, con una opción para dos jugadores en la que uno controlará la nave, y el otro hará las funciones de artillero.

Dependiendo del modo de juego seleccionado, nos pondremos a los mandos de un caza Ala-X o del biplaza Ala-Y.

Sin embargo, en la máquina recreativa siempre llevábamos el control de la misma aeronave monoplaza.

En este título contaremos también con las conocidas vistas interiores y exteriores, que resultarán bastante prácticas en función de la fase en que nos encontremos.

El sonido es tan espectacular como en el cine, pasando de la impresionante banda sonora – con las fanfarrias incluidas – a los realistas sonidos de batalla, sin olvidar las nítidas voces digitalizadas en las que oiremos a R2-D2 chillando, cuando nuestra nave sea alcanzada.

En definitiva, estamos ante un espectacular debut de 32X con esta impresionante conversión, realmente divertida.

EN SÍNTESIS

Los gráficos son prácticamente iguales a los de recreativa, y los polígonos se mueven a velocidades impresionantes.

En lo sonoro, el tema central de Star Wars suena igual que en un CD, aunque las músicas de las fases suenan como si fueran de Mega Drive.

Por lo demás, las digitalizaciones de voz son simplemente perfectas, y los efectos digitalizados proceden directamente de la recreativa.

También resulta de agradecer la opción para dos jugadores simultáneos, pese a que la jugabilidad de este lanzamiento se nos antoja un tanto limitada.

LA FUERZA LLEGÓ AL 32X

Hete aquí una conversión casi perfecta de la recreativa del mismo nombre, que en algunos aspectos la supera.

El sonido es impresionante, los gráficos son rapidísimos, y el modo 32X se encarga de remediar uno de los mayores defectos de la máquina, su reducido número de fases.

La Fuerza regresó así a las consolas de SEGA, y en esta ocasión para quedarse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.