STAR WARS: REBEL ASSAULT

Casi un año después del lanzamiento de la primera versión de este clásico de LucasArts, apareció por fin la correspondiente adaptación para Mega CD.

La comparación entre ambas versiones es satisfactoria, salvando las lógicas diferencias entre las posibilidades de uno y otro soporte.

El mundo de los videojuegos atravesaba un momento crítico en el que la irrupción del soporte CD estaba contaminando de forma peligrosa el panorama internacional.

Empeñados en explotar las espectaculares posibilidades de este invento, las compañías olvidaban otros aspectos como la jugabilidad de sus productos que, pese a lo que muchos digan, seguirá siendo el principal pilar de todo aquel título que pretenda catapultarse hacia la fama.

El caso es que LucasArts decidió montarse en el carro de dicha moda, utilizando para tal fin la imagen de la serie sobre la que hace décadas comenzó a cimentarse el Imperio que dirigía George Lucas.

Rebel Assault sitúa su acción entre los capítulos cuarto y quinto de la saga – La Guerra de las Galaxias y El Imperio Contraataca -, invitándonos a introducirnos en la piel de uno de los bravos luchadores rebeldes que tratan de acabar con Darth Vader.

Once niveles esperan con impaciencia nuestra llegada entre unos decorados impresionantes.

Vuelos con nuestro X-Wing, pasillos llenos de soldados imperiales, gigantescos AT-AT Walkers y un tranquilo paseo por las inmediaciones de la Estrella de la Muerte son algunas de las sorpresas que nos depara este magnífico CD.

Pese a todo, este título defraudará a más de uno.

¿Los motivos?.

Bien, puede que a alguno de vosotros os resulte divertido el mover una incontrolable mirilla mientras unos increíbles decorados desfilan por el fondo de la pantalla, con una velocidad y calidad algo más que cuestionables.

Está bien, a todos nos gusta vernos sumergidos en un mundo como el de Star Wars, pero este juego, salvando los fondos, se podría haber realizado una década atrás en un simple Spectrum.

Todo lo que concierne al aspecto auditivo no merece la pena ser comentado, ya que se limita a la simple grabación en las pistas del CD de algunas de las partituras que conforman la banda sonora original de la saga.

Todo lo dicho no hace más que refrendar lo que en un principio veníamos comentando: la falta de originalidad de las compañías a la hora de desarrollar sus productos para Mega CD.

Lo que no esperábamos era que LucasArts se limitase a crear una simple adaptación de un título que, ya desde su primera versión para PC, recibió importantes críticas.

En fin, tampoco merece la pena ahondar en la problemática.

Por aquel entonces, sólo nos quedaba esperar que pasara tan terrible moda y que los equipos de desarrollo se fijasen un poquito más en gente tan genial como la de Core Design.

Estos diseñadores, además de crear programas originales, utilizaban técnicas tan espectaculares como el scaling que brinda el Mega CD de SEGA.

Por desgracia, ser poco original siempre ha proporcionado muchos más beneficios.

MUERTES

Al igual que en juegos como Dragon’s Lair, cada vez que nuestro caza sea derribado o perdamos una vida, una animación amenizará el fatal momento.

ESCENAS

Cada nivel nos será presentado con la ayuda del Full Motion Video.

Mezcla de imágenes renderizadas y originales de la película serán una buena introducción a las misiones.

PROS Y CONTRAS

Sigue siendo otra entrega de la popular saga, y atesora la música del genial John Williams.

Aunque la utilización del Full Motion Video deja que desear, la escasa jugabilidad de este título tampoco le favorece y posee una excesiva dificultad que no viene a cuento.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.