STAR WARS: ROGUE SQUADRON

El avance por la trinchera de la Estrella de la Muerte constituye una de las experiencias más antiguas y memorables en la historia de los videojuegos, gracias al clásico vectorial concebido por Atari, en 1.983, para las máquinas recreativas.

Quince años más tarde, LucasArts trató de resucitar, junto a Factor 5, el ataque a la Estrella de la Muerte, añadiendo el cañón de Beggar, la batalla de Hoth y un buen número de enfrentamientos procedentes del rico universo de La guerra de las galaxias.

El juego se basa en el brillante magisterio de las series X-Wing y TIE Fighter, pero adaptado a las audiencias de consola.

Durante la mayor parte de la partida, el usuario desempeña el papel de Luke Slywalker, sentado en el cockpit de sus X-Wing, A-Wing, Snowspeeder y V-Wing y, si se es lo suficientemente hábil para desbloquearlos, el Millennium Falcon, el TIE Interceptor, el Skyhopper, el AT-ST y – justo a tiempo para su primera aparición en la gran pantalla – el Naboo Starfighter.

Sin duda, este juego satisface los deseos de los amantes de Star Wars, extrayendo vehículos, objetos, tecnología, planetas y personajes de los más remotos confines de la galaxia y explorando más allá de los límites del universo habitado de George Lucas.

Cada capítulo recrea de forma precisa las imágenes, sonidos y acciones de las más importantes batallas libradas entre el final de Una nueva esperanza y El Imperio contraataca.

Y gracias al pack de ampliación de memoria para Nintendo 64, el aumento en la resolución proporciona una mejor fidelidad gráfica.

Pero, por encima de todo, Star Wars: Rogue Squadron capta la auténtica sensación de volar en uno de los Incom T-65 a través de una serie de batallas a vida o muerte.

Salvar la galaxia nunca ha resultado tan divertido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.