STAR WARS: ROGUE SQUADRON II – ROGUE LEADER

Hoy me ha dado por recordar uno de los juegos que apadrinaron el lanzamiento de GameCube; una de las consolas más infravaloradas de de Nintendo, aunque tuvo auténticas joyas en su catálogo desde el primer día.

Juegos como Rogue Leader, uno de los shooters más ambiciosos de su época.

A título personal, debo admitir que las películas de Star Wars me gustaban allá por 2.002, como a toda persona de bien, pero no era, ni mucho menos, un gran experto en la saga.

Fue precisamente este juego, sucesor del legendario Rogue Squadron para Nintendo 64, el que me obligó a profundizar en la galaxia de George Lucas.

Y fue aquí donde me familiaricé, al fin, con Tatooine, la luna de Endor, el Ala-X o Lando Calrissian.

Sea como fuere, el juego estaba protagonizado por Luke Skywalker y Wedge Antilles, y presentaba los principales acontecimientos bélicos de la trilogía original, como los ataques a las dos Estrellas de la Muerte, las batallas de Hoth y Endor o la huida a través del campo de asteroides a bordo del Halcón Milenario, junto con sucesos inéditos en el cine.

Había un tutorial, once misiones principales y cuatro extra, dos de las cuales ofrecían hechos alternativos, poniéndonos en la piel de Darth Vader.

¿Qué tal atacar la base rebelde en la luna de Yavin 4, para hacer valer los designios del Emperador Palpatine?.

Claro que, para desbloquear estas misiones, había que acumular medalles de oro… todo un reto.

FACTOR 5, UN GRAN ALIADO

Rogue Leader era, y sigue siendo, un prodigio jugable y audiovisual.

El planteamiento era el de un shooter espacial; de modo que había que destruir destructores estelares, lanzar torpedos de protones a la abertura de la Estrella de la Muerte, derribar AT-AT con el cable de un Speeder, echar mano de las torretas del Halcón Milenario, bombardear una instalación…

Sí, se pueden hacer auténticos juegazos de Star Wars sin recurrir a un sable láser.

Pese a que fue un título de salida, Factor 5 le sacó todo el jugo gráfico a GameCube, pero mejor aún era la parcela sonora.

Aunque las voces no eran las mismas que pudimos disfrutar en la gran pantalla, lo tuvimos doblado al castellano; los efectos – como los pitidos de R2-D2 – eran absolutamente fidedignos, y la BSO incluía las melodías de John Williams.

Basta con decir que la pantalla de presentación, con la fanfarria de la cantina, la marcha imperial o la respiración de Darth Vader, sigue grabada a fuego en el recuerdo colectivo de toda una generación.

UN GUIÑO PARA LOS FANS

El segundo Rogue Squadron se lanzó aquí dos semanas antes del estreno de El ataque de los clones, en mayo de 2.002.

Por fortuna, poco o nada tenía que ver con aquel filme.

Lo que sí había era un guiño a La Amenaza Fantasma, pues Factor 5 incluyó el Naboo Starfighter, la nave amarilla que Anakin Skywalker pilotaba en la recta final del largometraje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.