STAR WARS: TIE FIGHTER

Antes de hacer Star Wars: TIE Fighter, el diseñador Lawrence Holland de Lucasfilm Games creó varios juegos con duelos aéreos de la Segunda Guerra Mundial, entre ellos, Secret Weapons of the Luftwaffe.

Para los duelos espaciales de La guerra de las galaxias, George Lucas buscó inspiración en The Dam Busters y 633 Squadron.

Cuando se le pidió a Holland que ideara un juego de combate espacial, enseguida se dio cuenta de que él y Lucas tenían en la cabeza, precisamente, las mismas fuentes.

El resultado fue una serie de juegos que representan algunos de los mejores hitos relacionados con el cine.

Lo que sorprende son los duelos intensos y retorcidos, con un campo de estrellas y rayos de luz como fondo, fuego láser naranja y verde, así como las líneas iconográficas de las características naves de Star Wars.

Pero el quid de la cuestión reside en una de las mecánicas más hermosas del juego: el sistema energético de la nave, porque te exige que equilibres las reservas de energía entre el láser, el motor y el escudo, lo cual te obliga a preguntarte siempre cómo afrontar una situación.

Si gastas toda la energía en la velocidad, correrás el riesgo de quedarte sin el láser y sin protección cuando te veas metido en problemas.

En Star Wars: TIE Fighter debes enfrentarte al Imperio, hay cazas con relieve y misiones meticulosamente diseñadas.

Y, aunque quizá tengas claro que siempre quieres luchar en el bando de la valiente Rebelión, la visión del juego de la oscura intriga política que brota bajo la capa de la burocracia rutinaria es apasionante.

Pilotar una nave tan frágil y ligera como un TIE corriente sigue proporcionando, hoy en día, una emoción magnífica.

Mostrar Star Wars desde el lado oscuro fue una de las visiones más cautivadoras de su universo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.