STREET FIGHTER II: THE ANIMATED MOVIE

Cuando Street Fighter II apareció en los salones recreativos allá por el año 1.991, poco podía preveer el equipo de Capcom las consecuencias, pues habían creado algo más que un simple juego o una moda pasajera.

De hecho, el éxito del producto fue tal que pronto se convirtió en fuente de inspiración para incontables títulos de lucha, que con mayor o menor descaro trataron de imitarlo.

Incluso se vieron jaleados a realizar numerosas continuaciones, que a su vez provocaron la invasión de todo tipo de artículos relacionados con la saga.

Pese a ello, los aficionados querían mucho más, pues lo que realmente deseaban era una interacción de los personajes a modo de historia, para poder así identificarse con ellos.

DE LAS SALAS DE JUEGO AL CINE

Paralelamente a la carrera meteórica de Street Fighter, la compañía creadora del mito, Capcom, se alió con la todopoderosa Sony para producir la consabida película de animación.

Huelga decir que este largometraje incluyó a todos los personajes que hasta la fecha habían desfilado por los sucesivos juegos.

De esta manera, los nuevos luchadores Thunder Hawk, Dee Jay, Fei Long y la sensual Cammy tuvieron también su momento de gloria.

El primer problema en la adaptación surgió de inmediato.

¿Cómo lograr que 16 personajes aparecieran simultáneamente en una producción de apenas 98 minutos, manteniendo una mínima coherencia argumental?.

La solución final fue, después de todo, la más lógica que se podía tomar: los protagonistas Ryu y Ken, que por descontado habían sido elegidos por los fans del videojuego, serían el eje principal de la historia alrededor de los cuales girarían el resto de oponentes, para poder integrarlos de una manera gradual y racional.

El equipo que se hizo cargo de la producción fue escrupulosamente seleccionado por uno de los productores responsables, Kinichi Imai, que eligió como director a un maestro de gran experiencia, Gisaburoh Sugii, más conocido por su trabajo en Gokuh no daiboken y TouchBateadores -.

Otra gran decisión fue escoger al diseñador de personajes; en este caso el afortunado fue Shuko Murase, que ya había demostrado su calidad en las series televisivas de Kido Butoden G-Gundam y Fushigi no Umi no NadiaNadia: el secreto de la piedra azul -.

Después de todo el arduo trabajo que había representado la adaptación al anime de Street Fighter II, llegó la recompensa en septiembre de 1.994 con el estreno en las salas cinematográficas de Japón de Street Fighter II, The Movie.

EL REY INDISCUTIBLE DE LOS STREET FIGHTERS

Shadowlaw, el sindicato del crimen organizado que trafica con drogas y armas a lo largo y ancho del planeta, se ha consolidado como una amenaza a escala mundial para todos los gobiernos democráticos existentes, alcanzando unos niveles de terrorismo internacional cada vez más preocupantes para la estabilidad global.

M. Bison, dirigente y comandante de la organización, tiene como objetivo dominar el mundo siguiendo la ley del más fuerte.

Para ello ha reclutado a los mejores Street Fighters bajo su tutela.

Y así, con un ejército de luchadores prácticamente invencibles en calidad de mercenarios, atentará contra aquellas naciones que intenten oponerle resistencia.

Para su regocijo, entre sus adeptos se encuentran guerreros del calibre de Sagat, Balrog y Vega, quienes sirven lealmente a sus propósitos.

Por si fuera poco, Bison utiliza poderes psíquicos para convertir en marionetas a sus elegidos, privándoles de su propia voluntad y forzándoles a obedecer sus perversos designios sin rechistar.

Este es el caso de Cammy, quien no tarda en ser detenida por la Interpol en Londres, tras asesinar al ministro de justicia.

A partir de entonces se desarrolla una investigación que llevará a cabo la mismísima Interpol, liderada por Chun-Li, y un equipo norteamericano capitaneado por Guile.

Dicha investigación tendrá como objetivo descubrir la base paramilitar desde donde se organizan los terroristas de Shadowlaw y eliminarla mediante un ataque sorpresa.

Y aquí es donde entran en juego los dos carismáticos protagonistas, Ryu y Ken.

Mediante cyborgs monitorizados esparcidos por todo el planeta, Bison sigue muy de cerca las actividades de los mejores Street Fighters, entre los que destaca Ryu.

Pero este luchador es difícil de localizar, ya que su eterno entrenamiento le obliga a viajar por toda Asia.

Tal como cabía esperar, Ryu actúa solo, pero siempre lleva en su pensamiento a su bienamado amigo y rival, Ken.

Ken, por su parte, ha decidido optar por una vida más sedentaria.

Vive con su pareja en los EE.UU. y es conocido mundialmente por su destreza, aventajada técnica, e inconmensurable fuerza.

La información obtenida gracias a los cyborgs le permite a Bison saber que tanto Ryu como Ken poseen el mismo estilo y una fuerza similar.

Por ello, a Bison le resulta más facil atrapar a un Ken poco cauteloso y reclutarlo, pese a su extraordinaria resistencia, para la funesta organización criminal.

Ahora el destino del mundo y de su mejor amigo están en manos de Ryu que, en compañía de sus aliados Guile y Edmond Honda, disputará una batalla sin cuartel en la que el perdedor no tendrá una segunda oportunidad.

LOS RESULTADOS DEL FILM

Tras el estreno de la película, el nombre de Street Fighter se relacionó con multitud de productos; aparecieron colecciones de tarjetas, shitajikis, muñecos, CD’s y figuras de resina entre muchos otros artículos.

Del film destaca, muy significativamente, la escena de lucha entre Vega y Chun-Li en la habitación de esta última, considerada por derecho propio como una de las mejores secuéncias de acción del anime, y que mereció ser el tema central de un libro de arte dedicado a la saga.

Una coreografía excelente de movimientos animados y un contexto adecuado la sumergen en uno de los momentos más trepidantes del largometraje.

La imagen de Chun-Li desnuda en la ducha, con una suave melodía de fondo, es el preludio de la batalla que se librará por toda la casa.

La lucha se inicia en el dormitorio y sigue por el salón, para concluir de una forma espectacular, para desgracia del narcisista Vega, ya que verá su bello rostro gravemente dañado en el transcurso del combate.

Otro detalle remarcable es la música, que en la versión japonesa difiere con respecto a la entrega occidental.

La razón se debe a los diferentes gustos musicales que existen entre Oriente y Occidente.

Lo mismo ocurrió en producciones posteriores, como es el caso de Ghost in the Shell.

DEL CINE A LA TELEVISIÓN

Sin lugar a dudas 1.995 fue un año clave para Street Fighter: nuevos juegos, una excelentísima película de animación distribuída por medio mundo y el estreno de otro film protagonizado por Jean Claude Van-Damme fueron los puntos culminantes del fenómeno.

Pero la última palabra aún no estaba dicha, ya que en mayo de ese mismo año se daba inicio a la emisión de una serie televisiva bajo el título de Street Fighter II V.

Prácticamente con el mismo equipo del largometraje, Street Fighter II V se mantuvo durante seis meses en antena con un total de 29 episodios.

A modo de curiosidad, en esta serie se narraban las aventuras de los Street Fighters en orden cronológico, con las primeras apariciones de Chun-Li, Cammy, Sagat y Dalshim entre otros.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.