STREET FIGHTER III: THIRD STRIKE

El subtítulo está justificado.

Capcom es muy conocida por explotar sus franquicias de lucha con versiones remix y reediciones, pero las consideraciones de tipo comercial suelen ocultar los beneficios que ello reporta al juego.

Simplemente, mejoran.

Street Fighter III: Third Strike volvió a resultar un éxito para Capcom y para la serie, demostrando que era el último paso en el proceso de sofisticación de un juego que muchos consideran la culminación de la lucha en gloriosas 2D.

Por supuesto, suelen ser usuarios hábiles en su manejo.

La diferencia crucial entre Street Fighter III: Third Strike y su ilustre predecesor es que esta última versión dista mucho de ser para principiantes.

Las animaciones fluyen suavemente y forman incansables combos y contracombos, con un nuevo modo que introduce un nivel de profundidad táctica concebido por expertos – y responsable de uno de sus momentos estelares: una increíble sucesión de quince bloqueos ofensivos de Daigo Umehara para sobrevivir a un supercombo de Justin Wong, antes de lanzar su propio combo – no dejes de revisar el vídeo en Youtube -.

Además hay un nuevo elenco de personajes diseñado para despojar a los jugadores de los antiguos y malos hábitos adquiridos en Street Fighter II.

Pero pocos estaban dispuestos a renunciar a ellos, y Third Strike incluso perdió algo de su resolución al reincorporar a Chun-Li a la pantalla de selección de personajes – sólo Ryu y Ken habían sobrevivido a la criba, incluso después de haber sido ampliamente discutido -.

En cualquier caso, Third Strike es un éxito desde casi todos los puntos de vista, aunque fue superado por su antecesor en ventas y reconocimiento.

Pero esto sólo interesa a Capcom.

Para los jugadores, es un brillante arcade 2D, de una increíble belleza y con un diseño de personajes de primer orden.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.