STREETS OF RAGE, UNA SAGA PARA EL RECUERDO

Streets of Rage Bare Knuckle Sega Genesis Mega Drive Pixel Art

Te estás amariconando, José Andrés, me comenta un apasionado lector de Santander.

Tantos años dando estriba en la llorada Old School Generation y Xtreme Retro a los de Nintendo, enemigos históricos de toda la vida, y ahora vas y recomiendas casi todos los títulos de Mario y Zelda, que son estupendos, sí, pero también un canto épico a la memoria de la gran N.

A ver si con tanto jugar a la Super Famicom tienes el síndrome de Estocolmo.

Cabrón.

¿Por qué no reivindicas la figura de nuestra querida SEGA, o ensalzas algunas de sus sagas relegadas al olvido, como la añorada Streets of Rage?.

Si fuera oriunda de Capcom, por ejemplo, ya le habrían dedicado, al menos, diez entregas.

En hazañas callejeras no tiene nada que envidiarle a otros célebres beat’em ups en la línea de Final Fight, pero claro, era de SEGA, por eso ya no la recuerdan ni los programadores, ni la madre que les parió.

Axel Stone Bare Knuckle Streets of Rage Sega Pixel Art Mega Drive Genesis Master System Game Gear Xtreme Retro

La triste realidad es que nuestro entusiasta lector cántabro no está falto de razón.

Así que para lavar mi culpa y evitar, de paso, deshacerme en halagos continuados hacia la eterna rival – que anda muy flamenca, dicho sea de paso, con aquello del año Luigi -, he decidido dedicarle unas líneas, por todo el morro, a los amigos Axel Stone, Blaze Fielding, Adam Hunter y compañía.

A quienes, las cosas como son, los carismáticos Cody, Guy o Haggar no les hacen sombra.

Y consuela mucho, sinceramente, repasando la trayectoria de SEGA, tan llena – mal nos pese – de baldones, toparse con sus gloriosos orígenes, cuando labró su nombre con letras de oro en el firmamento lúdico, y se convirtió por derecho propio en uno de los mejores equipos de programación a nivel mundial.

Y me quedo corto.

Ejemplo, una vez más, de lo que podría haber sido esta desdichada industria si, como suele decirse, tantos buenos vasallos – para que nos entendamos, sus sagas de culto – hubiesen tenido buenos señores.

Sonic 8 bits Pixel Art Master System Streets of Rage City Xtreme Retro

Pero atentos a la biografía de mis queridos luchadores callejeros.

Al inicio de la serie queda patente que ya no se reverencia siquiera a lo más sagrado.

Las organizaciones criminales, sometidas al control del pérfido Mr. X, han estrechado su relación con el Gobierno, pues ni las fuerzas del orden se libran de su influjo.

Streets of Rage 1 Cover Art

Uno de los cuerpos más respetables de la historia saboteado vilmente por lo peor de cada casa, por asaltadores, asesinos, golfos y canallas, amigos de lo ajeno que, en definitiva, se pasan por la bisectriz todas las leyes habidas o por haber, siempre en nombre de la codicia.

Así que, descontentos ante la situación, estos valerosos policías deciden renunciar a su placa con poco más de veinte años.

Axel y el resto de sus camaradas pelearon duramente por su vida, y por la nuestra, en los barrios bajos más marginales contra infames malechores, hasta derrocar los ambiciosos planes de su otrora intocable lider.

Axel Stone Streets of Rage 8 bits Pixel Art Sega Master System Game Gear

Con apenas veintidós años salieron al paso de numerosos rivales, muy superiores en número y armamento, a los que dieron incansable caza.

Y para no enfriarse, apenas un año después, volvieron a la carga con el firme propósito de enfrentarse con sus manos desnudas a toda una renacida organización criminal.

Las criaturas.

Streets of Rage 2 Cover Art

Pero lo que grabó el nombre de Streets of RageBare Knuckle en su país de origen – en la historia de SEGA que ahora casi nadie recuerda, fue su portentoso apartado técnico y arrolladora jugabilidad, directa y exenta de mayores artificios.

Tanto es así que, para hacernos a la idea de cómo se batieron, basta con disfrutar brevemente del segundo episodio, cuya banda sonora corre nuevamente a cargo del insigne Yuzo Koshiro, y se saldó con el que posiblemente sea el mejor beat’em up de todos los tiempos.

Se dice pronto.

Al final, lo de siempre.

La tercera entrega, exclusiva de Mega Drive, depuraba las bondades del anterior, aunque a duras penas aportaba consigo elementos realmente novedosos, y su acogida distó de ser tan entusiasta.

Agonizante, la saga pretendió remontar el vuelo en Dreamcast, el último bastión de SEGA, pero ni siquiera sus propios creadores confiaron en el proyecto, que nos dejó algunas imágenes para el recuerdo, y pronto cayó en el injusto olvido.

Streets of Rage Dreamcast

Streets of Rage Dreamcast

Pero claro, a cualquier infante le preguntas qué fue de tal o cual personaje de Nintendo, y te lo dice.

Preguntadle al mismo rapaz quiénes fueron Axel Stone, Blaze Fielding, Adam Hunter, Max Thunder, SammySkate” o el venerable Dr. Zan.

Aunque, bien pensado, así anda el género últimamente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.