STUBBS THE ZOMBIE IN REBEL WITHOUT A PULSE

La primera creación de Wideload – un talentoso equipo de programación compuesto por antiguos miembros de Bungee para más señas – mantiene ciertos paralelismos con el popular Destroy All Humans!.
.


No obstante, si el anterior título proponía asumir el rol de un alienigena, para la presente ocasión será necesario encarnar a un zombie, un muerto viviente que portará el caos y la ruina a una otrora idílica ciudad norteamericana, ambientada en la década de los años cincuenta.


Desarrollado mediante el poderoso motor gráfico de Halo, Stubbs the Zombie auna en un mismo título grandes dosis de casquería y un humor ciertamente especial, que en más de una ocasión conseguirá arrancarle una sonrisa al usuario.



Bastante macabro, pero sentido del humor al fin y al cabo.



Todo ello respaldado por una magistral banda sonora, que incluye grupos del calibre de Cake, The Dandy Warhols o incluso The Flaming Lips.

Además de la complacencia de devorar suculentos cerebros humanos, este simpático zombie – un rebelde sin pulso tal como asegura el subtítulo del programa, que en vida fuera conocido como Edward Stubblefield – podrá ejercer el control sobre aquellos desdichados que ha mordido y para su infortunio se han convertido en cadáveres andantes carentes de alma.


De modo será posible capitanear todo un ejército de putrefactos súbditos.



Este curioso planteamiento rebosante de humor negro consigue aportar cierto toque de originalidad al género, aunque técnicamente no pase de ser meramente correcto pese al poderoso motor gráfico sobre el que se sustenta; sin olvidar que durante el transcurso de la partida la monotonía se hace notar, debido principalmente a la ausencia de objetivos específicos que cumplir más allá de enfrentarse contra cuanto humano se cruce en el camino, para posteriormente convertirlos en zombies que se sumen a la causa.

Con todo, algunas escasas fases se distancian ligeramente de este planteamiento – obligando a rescatar el podrido cuerpo del protagonista manejando su propia mano mutilada, por poner tan sólo un ejemplo – aunque serán las mínimas.


Pero ni siquiera estas pequeñas deficiencias consiguen disimular uno de los grandes atractivos del compacto, el de pasarse al bando opuesto y experimentar in situ la sensación de verse convertido en un voraz zombie como los que tantas veces se han masacrado en los títulos más representativos del género, además de un recomendable modo cooperativo a pantalla partida que compensa así su escasa duración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.