SUPERMAN

Tras morir en el comic, no tardaron demasiado en resucitarlo. Tristemente, con este lamentable juego, Titus lo volvió a matar.
Y es que parece que la relación de la compañía Titus con el hombre de acero se ha saldado con toda clase de títulos paupérrimos donde los haya, como bien habrán podido comprobar los desafortunados usuarios de Superman 64.
Por fortuna, la Game Boy original siempre pudo contar con el apoyo de los títulos propios de Nintendo, y su inseparable, por aquel entonces, Rare; porque si su futuro hubiera dependido de programas de esta calidad por parte de las third parties, es más que probable que hubiera repercutido en beneficio de las consolas de la competencia.
Pues si este es el resultado que obtuvo Titus con un personaje legendario del calibre de Superman, era un síntoma más que evidente de que las ideas de los programadores eran cuanto menos limitadas.
El título se basa en la serie animada que produjo Warner Bros, los mismos que llevaron a cabo una serie de notable factura con el personaje de Batman.
Lo que nos encontramos en esta peculiar adaptación a la Game Boy clásica, no son más que diez niveles de dudoso interés, que además resultaron ser gráficamente mediocres.
El único cometido del jugador consiste en buscar una serie de llaves, de alguien que además no hace acto de presencia en la trama, pues la presentación y la puesta en escena resultan igualmente mediocres.

No hay menús, ni opciones, en definitiva, no hay nada. A duras penas un par de escasos cinemas en blanco y negro que sirven a modo de introducción al juego.
Francamente, da la clara impresión de que este Superman ha sido programado en unos pocos días. Y creedme cuando os digo que me duele tener que desacreditar a una compañía como Titus, que llegó a programar algunas cosas bastante interesantes, pero es que resulta más que evidente que este título se encuentra muy por debajo de lo que se espera de cualquier juego minimamente aceptable de Game Boy.

Cualquier momento de diversión resulta ser una mera coincidencia, técnicamente es muy mejorable, y lo que es peor, da la impresión de que no ha recibido mucha atención por parte de los programadores.
RESUMIENDO: SUPER MAL
Los gráficos recuerdan a los juegos de Spectrum, con la salvedad de la ausencia de color, que resulta ser un denominador común en el catálogo existente en esta consola. Sin embargo, no es la ausencia de color un mal insalvable, pues es bien sabido que Game Boy brindó a sus usuarios algunos juegos más que sobresalientes. De este juego podéis esperar pantallas monocromas y unos sprites marcados con unos horribles bordes alrededor, que ponen en evidencia las carencias de los grafistas.

Pero si el apartado gráfico ya sorprende por su baja calidad, el apartado que atañe a la música no resulta ser mucho mejor me temo. A la ausencia casi total de melodías hay que sumarle que las pocas existentes resultan ser mediocres, muy en la línea del resto de apartados del juego.
Y si el apartado sonoro ya era de por sí paupérrimo, os podéis imaginar cómo son los sonidos fx que acompañan al jugador durante el transcurso de la ¿aventura?, pues siendo uno de los aspectos técnicamente peor agraciados de la Game Boy, era de esperar que los programadores de este juego tampoco le dedicasen demasiado esfuerzo a este apartado. El resultado puede calificarse como pobre, en el mejor de los casos.

En definitiva, la única opción que brinda este Superman es la de buscar una serie de llaves por algunos mapeados muy poco elaborados, que carecen de cualquier atractivo. Lo único medianamente destacable del conjunto es que Superman vuela, aunque lo hace de forma ortopédica, y el enemigo final, que tampoco resultó ser nada sorprendente.
Demasiadas escaseces para un personaje que, ante todo, puede dar mucho más de sí, y es que son pocas cosas las que se salvan de la quema en este mejorable título.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.