SUPER HANG-ON

Con el lanzamiento de Hang-On, en 1.985, Yu Suzuki alcanzó la mayoría de edad como diseñador de juegos en SEGA.

Logró así, de forma casi inconsciente, llegar a ser un abanderado intrépido en el mundo de las máquinas recreativas y en el de los videojuegos domésticos – en especial con la saga de Shenmue, que sin embargo tuvo un destino menos afortunado -.

Quizá por ello, Super Hang-On parezca una nota a pie de página en la historia de Suzuki y de los videojuegos; una mera versión del innovador título que sacó dos años antes.

De hecho, la coin-op es prácticamente idéntica al Hang-On original, pero ofrece unos circuitos de extensiones diferentes, ubicados en continentes distintos.

Fragmentados en etapas – que, al superarlas, añaden tiempo a la cuenta atrás -, África es el más fácil y corto, con tan sólo seis etapas; en Asia hay diez; en América, catorce, y Europa, con dieciocho, es el circuito más duro.

Cada carrera está sólidamente diseñada y posee unos fondos diferentes que la hacen visualmente interesante.

Igual que con el OutRun de Suzuki en 1.986, los jugadores pueden escoger entre cuatro melodías que sonarán durante la carrera, y cada fase tiene un final distinto.

Hasta aquí es un juego típico en un contexto en el que Suzuki ya había triunfado con sus anteriores trabajos.

Pero sus detractores pasan por alto que fue uno de los arcades con mayor jugabilidad de Suzuki, hasta que apareció Virtua Racing en 1.992.

El juego también se beneficia de algunas de las mejores versiones domésticas de cualquiera de los títulos de velocidad coetáneos y, en especial, con Mega Drive, que permitía mejorar las motos entre carrera y carrera.

Tal vez Super Hang-On sea una nota a pie de página, pero ha dejado una huella perdurable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.