SUPER MARIO BROS.

super-mario-bros-nintendo-nes-famicom-1985-pixel-art-xtreme-retro

Echamos de menos los packs de consola y juego tan habituales en los ochenta y noventa, con que los fabricantes de hardware parecían hacer un esfuerzo especial para que todo el mundo tuviera, como mínimo, un título imprescindible en su catálogo de máquinas… y Super Mario Bros. era ciertamente imprescindible.

Aunque debutó en Donkey Kong y obtuvo un nombre en Mario Bros., no fue hasta Super Mario Bros. cuando se convirtió en una estrella.

super-mario-bros-nintendo-nes-famicom-1985-xtreme-retro-1

Solo o combinado con Duck Hunt, Super Mario Bros. pasó mucho tiempo como juego de acompañamiento de la consola, lo que garantizó que acabaran disfrutándolo más de cuarenta millones de personas.

Una de las claves de Super Mario Bros. es que se explica a través del diseño de niveles; no en vano, las primeras pantallas son una obra maestra del diseño de videojuegos, y con ellas se va aprendiendo sin palabras la función de enemigos, setas y bloques con interrogantes.

super-mario-bros-nintendo-nes-famicom-1985-xtreme-retro-2

Siendo el primer éxito que muchos jugadores probaron en un nuevo sistema – para muchos otros fue el primer videojuego a secas -, esos primeros escenarios eran vitales.

La curva de dificultad también camuflaba que Super Mario Bros. era un juego complejo para su época: había secciones que mezclaban plataformas a lo Pitfall!, power-ups como en Pac-Man y jefes al estilo Phoenix, pero todos combinados daban lugar a una aventura única e irrepetible.

super-mario-bros-nintendo-nes-famicom-1985-xtreme-retro-3

La variedad se multiplicaba con zonas secretas y, en general, la dificultad estaba perfectamente ajustada para que el juego fuera siempre un desafío, pero nunca una tortura.

Lo dicho: resulta extraño encontrar un cartucho que complemente con tanta perfección a una consola.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.