SUPER MARIO WORLD 2: YOSHI’S ISLAND

La destreza que adquirieron los diseñadores de la época de los 8 y 16 bits a la hora de crear diversión con unos pocos píxeles, está expresada en Yoshi’s Island.

En este precedente de Mario, el mismo fontanero es apenas un bebé balbuceante, mientras que Yoshi, su fiel montura, el encargado de rescatar a los niños secuestrados y devolvérselos a sus padres mucho antes de que las verdaderas aventuras hubieran comenzado.

Super Mario World 2 llegó para ofrecer, quizá, el juego de plataformas más llamativo del momento.

Era algo así como una encantadora carrera de relevos, en la que cada dinosaurio regordete y con la nariz chata tiene su turno para llevar a caballito al pequeño Mario por una de las fases del juego, con una imaginación desbordante, antes de pasárselo al siguiente participante.

En los niveles hay pistas de esquí, minas esplendorosas y las imprescindibles mazmorras ardientes, pero también hay nuevos trucos para mantenerte alerta y que la acción siga entreteniéndote, como unos trozos de arcilla destructibles, un suelo fangoso que te engullirá si no vas con cuidado, enemigos gigantes que aparecen desde los fondos; y la principal característica de Yoshi, la capacidad para comerse a la mayoría de enemigos y transformarlos en huevos, que luego añade a su colección de armas arrojadizas.

También ofrece un punto de inflexión en lo visual para la serie: dibujados a mano, con papel y lápiz de color pop-up mágico repleto de mariposas, extraños engendros acuáticos y monedas de cartón brillantes.

Desgraciadamente, su continuación no estuvo a la altura: desde Yoshi’s Story en Nintendo 64 hasta el brillante Yoshi’s New Island para Nintendo 3DS, nunca se mejoró al original y nunca, en realidad, se dio un paso más allá.

Por fortuna, puedes volver a disfrutarlo en la versión de Game Boy Advance, o esperar a que aparezca en la eShop de Nintendo Switch.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.