SUPER SPRINT

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 1

Para hablar con propiedad del carrusel multicolor de Atari Games, habría que remontarse a sus precuelas, las sagas Gran Trak y Sprint de mediados y finales de los setenta, respectivamente.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 8

Super Sprint heredó el esquema, una generosa resolución de 512×384 – la misma que utilizaban Paperboy y 720º – y ese espectacular mueble que todavía aparece en nuestros recuerdos y que incorporaba tres volantes para otros tantos jugadores.

Una vez introducida la moneda se podía elegir entre ocho circuitos diferentes.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 2

El resto dependía de la habilidad del jugador a la hora de gestionar curvas, compuertas, manchas de aceite, saltos, cruces, túneles, …

Y es que Super Sprint es puro espíritu arcade, con esos coches dando bandazos contra los bordes de la pista, los huracanes y charcos de grasa interrumpiendo las carreras, o el mismo diseño de los circuitos, chifladísimos y llenos de curvas demenciales y cambios de rasante.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 3

Sin embargo, el juego ya estaba, digamos, anticuado cuando aterrizó en los salones recreativos en 1.986: su perspectiva de una sola pantalla, en la que se podía contemplar todo el campo de juego, remitía a títulos ya entonces clásicos como Donkey Kong, Pac-Man o Popeye.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 16

Con todo, sus sencillos pero estilizadísimos gráficos rasterizados y lo frenético y adictivo de su competición, sumado al espectacular mueble original con tres volantes y sus correspondientes pedales, le confería un magnetismo especial.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 4

Su inmediatez de manejo – y aún así, cierta complejidad en el desarrollo, con la posibilidad de ir mejorando los coches en raquítico deje rolero – y frenesí competitivo estaban reforzados por una estética que aún hoy sigue funcionando.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 9

¿Una prueba?.

La ilustración del flyer, pantalla de presentación y portada de los abundantes – y algo pobres – ports domésticos, con los coches dirigiéndose en tropel hacia el desprevenido jugador, sigue siendo hoy igual de moderna, impactante y atractiva que en su día.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 5

Aquellos eran los buenos tiempos de los arcades, de las ideas sencillas y de los pioneros.

Velocidad en estado puro, derrapes a conciencia y todo con apenas una docena de píxeles, que era lo que ocupaba nuestro bólido, en pantalla.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 6

Super Sprint es uno de los ejercicios de compresión mejor resueltos en lo que al género de velocidad se refiere: una pantalla, un circuito y tres coches en uno de los modos competitivos más divertidos de aquellos años – con permiso de Gauntlet – que empezó triunfando en los salones recreativos y luego dio el salto a los microordenadores gracias a Electric Dreams.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 7

De esas versiones, me quedo con la de Commodore 64.

Si no era la que mejores gráficos tenía, sí la que contaba con una banda sonora más trabajada.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 14

Aunque también lo disfruté muchísimo en Spectrum y Atari ST, donde alcanzaba un gran parecido con la recreativa original, por la suave animación de los cochecitos y sus frenéticas partidas repletas de curvas imposibles, saltos locos, cruces suicidas y compuertas asesinas.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 10

Super Sprint significa hoy recordar a una Atari en estado de gracia, que perfeccionó la fórmula que ya puso en marcha a finales de los setenta para su 2600 con aquel Indy 500, que sentó las bases sobre las que casi una década después construiría Super Sprint con volumen, sombras, rampas, túneles y mucha velocidad.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 11

Es un juego de velocidad, de coches, de carreras o como queráis llamarlo, que invita a batir récords y superar a nuestros adversarios en la línea de meta.

Y además, como gran clásico que es, encima divierte.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 12

Jugar solo ya resulta extremadamente adictivo, pero la agradecida posibilidad de competir con hasta tres usuarios simultáneos era una experiencia inolvidable de piques, codazos, alaridos y adelantamientos letales.

Super Sprint Atari Games Robert Weatherby and Kelly Turner Arcade Amstrad CPC Atari ST Commodore 64 NES ZX Spectrum Xtreme Retro 15

Es muy difícil obtener más diversión con tan pocos elementos en una sola pantalla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.