SUPER STREET FIGHTER II TURBO

Chun Li Pixel Art Xtreme Retro

Han pasado casi dos décadas desde que la versión recreativa de Super Street Fighter II Turbo vio la luz, y a duras penas existen un par de juegos que igualen al título de Capcom en lo que a jugabilidad y, más importante aún, dificultad – léase desafío – se refiere.

Por fortuna, el sueño de muchos aficionados a la lucha se cumplió con la conversión a 3DO ese mismo año, basada en el motor gráfico y jugable de la coin-op original.

Tras los impresionantes resultados obtenidos con Super Street Fighter II, Capcom siguió la línea evolutiva marcando todo un hito en la saga, añadiendo para la ocasión los vitoreados Super Combos y mayor velocidad.

Por lo demás, esta entrega mantiene todos los personajes – incorporando, eso sí, al temido Akuma -, golpes especiales, escenarios, modos de juego, efectos gráficos, y un largo etcétera.

Street Fighter II Pixel Art

Huelga decir que, como aficionados al género, la primera vez que vimos el programa no podíamos dar crédito a nuestros ojos.

Entornos coloristas rebosantes de movimiento, luchadores perfectamente animados, una jugabilidad ejemplar – pese a la carencia de botones en determinadas adaptaciones, incluso en Game Boy Advance – y una dificultad que, sin llegar a resultar tan desesperante como en el arcade, se ajusta magistralmente a las capacidades de cada usuario, y de cada máquina por añadidura.

Con los habituales modos de Survival, Time Attack, Training o Versus, entre otros, tenemos Street Fighter para rato.

Poco más se puede pedir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.