SWORD OF SODAN

Sword of Sodan Electronic Arts Amiga Sega Genesis Mega Drive Pixel Art Xtreme Retro

Corría el año 1.990, y Electronic Arts decidió adaptar a la flamante Mega Drive dos títulos previamente comercializados en Amiga.

Sword of Sodan Electronic Arts Amiga Sega Genesis Mega Drive Xtreme Retro 1

Battle Squadron, un shooter vertical con el que acertó de pleno, y Sword of Sodan, otro engendro que nos enseñó a muchos usuarios de 16 bits una dura lección: mejor alquilar un juego que desembolsar 8.000 cucas sin haberlo probado antes.

Sword of Sodan Electronic Arts Amiga Sega Genesis Mega Drive Xtreme Retro 2

Nos imaginamos la cara del pobre desgraciado que adquirió semejante ponzoña, viendo sus enormes a la par que penosamente animados personajes.

Sword of Sodan Electronic Arts Amiga Sega Genesis Mega Drive Xtreme Retro 3

Dotados de unos andares que inspiraron a Chiquito de la Calzada, esta pareja infernal recorría niveles de desarrollo horizontal mientras despachaba enemigos con la IA de una centolla comatosa.

Sword of Sodan Electronic Arts Amiga Sega Genesis Mega Drive Xtreme Retro 4

Los ases de Innerprise Software ni siquiera cayeron en la cuenta de que el pad de Mega Drive tiene tres botones, y no uno como el joystick de Amiga, así que había que atacar y darse la vuelta, todo con el mismo botón.

Sword of Sodan Electronic Arts Amiga Sega Genesis Mega Drive Xtreme Retro 5

La guinda la ponía un insistente pajarito, cuyos cantos – perennes durante toda la fase – inducían a apuñalarse los tímpanos con el bolígrafo más cercano.

Sword of Sodan Electronic Arts Amiga Sega Genesis Mega Drive Xtreme Retro 6

En resumidas cuentas, Sword of Sodan sí es un juego infernal, y no Silent Hill.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.