SYNDICATE

Estamos en un futuro en el que ya no mandan gobiernos, ni ejércitos, ni policía.

Un futuro controlado por grupos que se autodenominan sindicatos y que pretenden enriquecerse… aunque para lograrlo tengan que abusar del asesinato, el chantaje o el lavado de cerebro.

Lejos de convertirte en un defensor del orden, este juego te ofrece la posibilidad de dirigir uno de estos sindicatos para alzarte con el control de todo el planeta.

Por supuesto, al principio tu poder es muy limitado: cuentas con unos pocos recursos económicos y unos cuantos agentes, y la única forma de incrementar tu potencial es dominar países y gravar a sus habitantes con impuestos.

Lo malo es que esos países pueden estar controlados por otros sindicatos, así que para hacerte con el poder te verás obligado a completar una serie de misiones que van desde el asesinato más sencillo a la operación de rescate más complicada.

Controlarás a cuatro agentes por misión, y podrás armarlos y reconstruir su cuerpo cibernético como mejor te convenga.

Y además, un laboratorio estará a tus órdenes para desarrollar nuevas armas y aparatos.

Dicho lo cual, Syndicate llegó avalado por su gran éxito en ordenadores, pero esta versión de Mega Drive peca de simplismo gráfico y un control poco accesible.

Sin embargo, y como buen juego de estrategia, cuando te engancha con su interesante trama es muy difícil abandonarlo.

EN SÍNTESIS

Lo peor de este Syndicate es su complejo control, que dificulta en grado sumo las reacciones rápidas que precisa la acción.

Gráficamente no es excesivamente vistoso, pero este detalle tampoco le importará mucho a los amantes de la estrategia, a los que está dedicado.

Por cierto, y para suavizar la dificultad, tiene passwords.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.