SYSTEM SHOCK 2

En realidad, los retorcidos freaks que se abalanzan sobre ti a bordo de la solitaria nave espacial Von Braun no quieren herirte, pero tampoco depende de ellos.

Sus cuerpos han sido raptados por una malvada forma de vida alienígena, los Many, y sólo retienen lo necesario de sí mismos para horrorizarse ante los propios actos.

Así que dejan caer un “Lo siento“, implorando que los mates.

Y están a punto de convertirse en la única compañía que tendrás.

En System Shock 2 hay que apretar un montón de botones a causa de la sofococante sensación de aislamiento.

Te despiertas en la nave abandonada, sin amigos ni esperanzas, rodeado de guls y de un sistema de seguridad automático que dispara a la menor ocasión.

Cuando una solitaria voz lanza un mensaje de socorro en tu radio, acudes sin plantearte nada más, por una simple cuestión de solidaridad humana.

Este es un tema que el desarrollador de System Shock 2, Ken Levine, volverá a tratar en BioShock, y lo que se cuece en este juego no lo hace menos sorprendente, pero sí menos famoso.

System Shock 2 deja maniatado al jugador a propósito.

Antes de empezar se puede escoger entre tres personajes: el duro soldado, bueno sólo para disparar; el hacker, que puede reprogramar los sistemas de seguridad de la nave para conseguir sus propios fines, y el psíquico, cuyos poderes telequinéticos pueden ser devastadores si se utilizan bien.

Todos son útiles, aunque lo más llamativo son sus debilidades.

Las armas y los equipos se estropean al utilizarlos, lo que lleva a un dilema detrás de otro: ¿debería utilizar mi arma más poderosa ahora o arriesgarme a no tenerla después, o buscar una solución menos obvia?.

Puede ser un poco complicado, pero el resultado sigue siendo de lo más terrorífico, despiadado, implacable… e inolvidable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.