TAZ-MANIA

Sunsoft, la genial productora del frenético Speedy Gonzales – uno de los mejores juegos que a nivel técnico se podían encontrar en aquel entonces para Game Boy -, pretendía retomar el camino del éxito con este título, Taz-Mania, cuya calidad es tan elevada como el nivel de jugabilidad que proporciona.

El cartucho toma prestado el clásico sistema de plataformas que tan famoso se hizo en aquella década, teniendo el obeso cuerpo de nuestro diablo como la única defensa posible contra el ataque de nuestros enemigos.

El sprite del protagonista posee un tamaño considerable, lo que habla muy bien del trabajo realizado por sus programadores, quienes han explotado con holgura las posibilidades de Game Boy.

Pero el juego peca en la longitud de las fases que, en cierto modo, resultan demasiado breves y repetitivas.

Tan sólo la dificultad del cartucho y la inclusión de pequeñas pruebas de habilidad entre niveles y enemigos finales aumentan la vida de un título que, de otra forma, habría sido excesivamente vulgar en este sentido.

Además, y como prueba del poco trabajo que los grafistas de este juego han tenido, valga mencionar el insulso y repetitivo decorado del segundo nivel, que entre nube y nube únicamente nos deja adivinar un horripilante color a LCD que inunda la pantalla, entristeciendo el resultado final de un cartucho que, en ocasiones, parece soberbio.

Uno de estos momentos irrepetibles lo podremos encontrar cuando nuestro fiero Taz se enfrente a la siempre bienvenida fase de bonus; un nivel en el que circulando a gran velocidad por una carretera, deberemos recoger el mayor número de ítems posibles.

El movimiento de la carretera es realmente asombroso, ya que posee una rapidez y suavidad que para sí quisieran muchos conocidos juegos de carreras.

Todo lo anterior se traduce en un notable incremento de la jugabilidad, que alcanzará cotas realmente altas en el momento en que nos enfrentemos a los temidos final bosses – realizados algunos de una forma realmente exquisita -.

El resultado final, en definitiva, deja un amargo sabor de boca por culpa de un aspecto como el gráfico, que en esta ocasión ha estado muy descuidado.

Sunsoft demostró una vez más que seguía elaborando algunos de los mejores títulos para Game Boy – junto con la española New Frontier – pero, como todos en este mundo, de vez en cuando también cometía algunos errores.

Aún así, mantuvo su calidad.

EL PULSO DE TAZ

Taz parecía mantener un pulso con las consolas de moda.

Hasta el momento había triunfado en todas las batallas, aunque en algunas, como ésta, fuera por poco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.