TAZ: WANTED

Desde que la compañía Infogrames firmó el acuerdo con Warner para trasladar al mundo del videojuego las aventuras de los personajes de Looney Tunes, hemos sido obsequiados con juegos de variado planteamiento y calidad.

Desde los plataformas clásicos de Bugs Bunny a la originalidad de Perro y Lobo, ambos para PSone.

En esta ocasión nos ha dado por recordar el primer título fruto de esta licencia para las consolas de 128 bits.

Para este estreno se eligió a un personaje que contaba en su haber ya con varios juegos, aunque algunos pasaron por las estanterías con más pena que gloria – Taz Express para Nintendo 64 es un buen ejemplo -.

El demonio de Tasmania, Taz para los amigos, fue escogido por su frescura y su arrolladora – nunca mejor dicho – personalidad.

Y para que se encontrase como en casa, se creó un juego a su medida.

Sam Bigotes ha capturado a nuestro héroe.

Éste escapa de su zoo, pero tiene por delante la misión de destruir todos los carteles de “Se Busca” – Wanted – distribuidos por cada uno de los niveles.

El desarrollo está a medio camino entre los plataformas clásicos – incluido la recolección de cientos de ítems – y la resolución de algunos pequeños enigmas para alcanzar todos los carteles – algo parecido a lo visto en Banjo-Tooei o en el más reciente Jak & Daxter -.

Gráficamente se ha optado por el cel-shading, estilo muy de moda por aquel entonces y que recrea el universo de los Looney Tunes con bastante solvencia.

La música cambia en tiempo real según el momento en el que se encuentre la acción – de discreta y sigilosa a desenfadada -.

Por último, conviene recordar que el juego apareció en España a finales de mayo en 2.002 para Xbox, GameCube, PlayStation 2 y PC, de la mano de los programadores de Blitz.

APARIENCIAS

A lo largo de la aventura, Taz adoptará varias apariencias según la fase en la que se encuentre.

Una simpática curiosidad, sin duda.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.