TEAM FORTRESS CLASSIC

Toda leyenda empieza en algún lugar, y antes de Team Fortress 2 ya existía Team Fortress Classic.

El juego inició su andadura en 1.996 como una modificación de Quake, de id Software, pero el diseño de John Cook y Robin Walker finalmente se adaptó a la perfección como parte del recién llegado imperio de Valve Software.

Y es que, sorprendentemente, Team Fortress 2 ya estaba en pleno desarrollo antes que Team Fortress Classic, pero en el proceso de diseño de herramientas de desarrollo para los creadores de modelos de Half-Life, Valve decidió probarlas en el título que nos ocupa.

Team Fortress Classic, al igual que en su más conocida continuación, enfrenta a dos equipos en una batalla por hacerse con la bandera o el control del territorio, o escoltar un objetivo – en este caso, un VIP altamente vulnerable -.

Cada equipo tiene una serie de categorías – explorador, francotirador, especialista en armas pesadas, médico, pirómano, espía, … – y cada una de ellas tiene al menos un arma exclusiva.

Es aquí donde el mapa más característico de Team Fortress, el 2fort, diseñado para capturar la bandera, marca la diferencia.

Con dos bases enfrentadas que son imágenes especulares separadas por un foso, presenta claramente todo el potencial de un multijugador en equipo.

Las múltiples entradas de que dispone cada fuerte se avienen con las diversas categorías y tácticas, y, ante una defensa fuertemente armada, el nivel requiere una increíble coordinación de equipo para salir victoriosos.

Team Fortress Classic es menos rígido en diseño o jugabilidad que su continuación, con categorías que repiten armas y con una menor diferenciación.

Pero para muchos es el título ideal, tanto que sus agradecidos fans lo han rediseñado usando el motor de Half-Life 2 con el nombre de Fortress Forever.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.