TEMPO JR.

Hete aquí un personaje que dio mucho juego en las consolas de SEGA: Tempo.

El motivo de su fama es sobradamente conocido, pues protagonizó uno de los mejores títulos disponibles para el malogrado 32X, e hizo las delicias entre incontables usuarios de Saturn.

Pero más allá de su estreno en los 32 bits, SEGA quiso deleitar a sus seguidores con un agraciado cartucho para Game Gear, bautizado para la ocasión como Tempo Jr.

Aquellos que todavía desconozcan al carismático héroe, han de saber que Tempo es un saltamontes ciertamente peculiar, con una habilidad innata para superar toda suerte de plataformas; aunque su verdadera pasión es la música.

Por ello, durante su periplo deberá recoger las notas musicales que ocultan sus adversarios, y que a su vez podrá utilizar para inmovilizarlos.

La ambientación es otro de los puntos fuertes del programa, pues queda delimitada por un llamativo teatro dividido en cuatro zonas diferentes, con sus respectivas fases, pantallas de bonificación y consabidos final bosses.

Lamentablemente, pese a sus cuantiosas virtudes gráficas y sonoras, el título carece de un elemento primordial para afianzar su desarrollo: dificultad; dando como resultado un plataformas de inconfundible sabor añejo, pero rematadamente asequible y conciso.

Para más inri, su nula complicación queda ensalzada por una acusada ausencia de enemigos que entorpezcan el paso.

Esto, sumado a la opción de passwords, se traduce en una aventura extremadamente corta y, sin embargo, divertida mientras dura.

A destacar los coloridos entornos, y muy significativamente el sprite del personaje principal, generoso en tamaño y bien animado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.