TERMINATOR 2 JUDGMENT DAY

El cyborg más famoso de todos los tiempos, con permiso de Robocop, no quiso perderse la oportunidad de protagonizar uno de los títulos más emblemáticos de Game Boy allá por el lejano año 1.992, aprovechando el tirón comercial que había suscitado el popular largometraje.

Es poco probable que a estas alturas el argumento del film le resulte desconocido a alguno de los lectores, pues bien podría ser considerado como uno de los mayores hitos en la historia del cine, y supuso un éxito comercial sin precedentes en el año de su estreno, 1.991.

Esta misma historia es la que pudieron revivir los afortunados usuarios de la mítica portátil de Nintendo, donde John Connor, su madre Sara y por supuesto el famoso T800 se aventurarán en la peligrosa contienda de salvar a la humanidad del desastre que se cierne sobre ella.

De este modo el jugador adoptará el rol de John Connor durante las primeras fases ambientadas en un futuro apocalíptico, con el fin de apoderarse del temible T800, que será el que finalmente se unirá a su justa causa y viajará al pasado para proteger la vida del líder de la resistencia cuando apenas era un simple adolescente.

Con esta minuciosa trama se presentó en sociedad un cartucho que se hizo de rogar, aunque finalmente la inconfundible compañía Acclaim pudo llevar su desarrollo a buen puerto y deleitar al gran público con un juego que supo estar a la altura de las expectativas que se habían gestado en torno a su producción.

El programa lo conforman un total de seis fases, estando las tres primeras ambientadas en el futuro, que si bien no hicieron acto de presencia en la película están plenamente justificadas dentro del hilo argumental.

Como decíamos, será el propio John el encargado de superar estos encarnizados niveles donde las máquinas asesinas campan a sus anchas, realizando tareas tan interesantes como diezmar las defensas que protegen a Skinet a base de destruir numerosas torres de control, para a continuación adentrarse en un complejo laberíntico donde os aguarda un poderoso modelo de T800 a la espera de ser reprogramado.

Si el intrépido John logra cumplir su labor, el usuario pasará a controlar al despiadado cyborg, cuya misión le llevará al pasado y le obligará a enfrentarse contra el omnipotente T1000, un modelo muy superior con un único propósito, hacer fracasar por todos los medios posibles vuestra noble causa.

Y así llegamos al cuarto nivel, que representa con maestría la sensacional escena de persecución que sitúa al T800 conduciendo una veloz moto mientras procura mantener con vida al joven John frente a las embestidas de un descomunal camión.

Vuestros pasos os guiarán hasta Cyberdyne, un parque industrial de vital importancia para la futura creación de los Terminators que a su vez verá nacer a la perversa Skinet, para concluir la aventura visitando la fundición donde os aguarda el que será vuestro mayor reto a superar: el inevitable enfrentamiento que tendrá lugar contra el aparentemente invencible T1000.

Podéis imaginar lo complicado de adaptar las bondades del consagrado largometraje a las limitaciones técnicas de Game Boy, pero lo cierto es que pese a lo rudimentarios que puedan parecer sus gráficos en la actualidad y modesto su apartado sonoro, con este título consiguieron trasladar con destreza una de las mayores licencias cinematográficas de cuantas se recuerdan en la década de los noventa, dando forma a una auténtica epopeya y a una explosión torrencial de jugabilidad a la altura de los mejores clásicos.

RESUMIENDO

Mucho tuvieron que esperar los usuarios de Game Boy para poder disfrutar de una aventura donde los Terminators, perversos ordenadores y atormentados héroes fueron los verdaderos protagonistas.

Y con ellos llegaron la acción, los esquemas liberales donde tres de las fases eran ficticias y el resto seguía de forma fiel el planteamiento de la película, unos escenarios en los que la violencia estaba a la orden del día, y la potente música que ya pudimos disfrutar en el film; todo ello cuidado al milímetro, dando forma a un cartucho que supo innovar lo justo y respetar el planteamiento que había establecido la incombustible obra de ciencia ficción que arrasó en taquilla.

En definitiva, un título tan espectacular como lo fue en su día el largometraje, salvando las distancias, evidenciando que la mejor diversión no entiende de sistemas ni de limitaciones técnicas, pese a que en la coyuntura actual sus decorosos y en ocasiones recargados gráficos tiendan a pasar desapercibidos, y sus melodías rockeras ya no sean capaces de sorprender al respetable.

Pero incluso visto con estos ojos, Terminator 2 para Game Boy sabe ganarle el pulso al aburrimiento, haciendo gala de numerosas referencias al futuro que no fue posible ver en la película, pero que son perfectamente creíbles.

No dudéis pues en apuntaros a la resistencia y disfrutar de un título que encandiló a muchísimos de los jugadores de la época.

A destacar, siempre tomando como referencia las posibilidades de aquella añeja consola portátil, su elaborado apartado gráfico y sonoro.

En cuanto a la jugabilidad, queda penalizada por una dificultad excesiva, aunque para nada imposible de superar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.