THE ADVENTURES OF DR. FRANKEN

La consagrada compañía inglesa ELITE, y el experimentado equipo de programación MOTIVETIME – artífices del legendario Dragon’s Lair en Super Nintendo -, unieron sus fuerzas y talento para desarrollar este memorable título, que responde al nombre de The Adventures of Dr. Franken.
Tras la excelentísima versión de Game Boy, todos los aficionados esperaban una compleja aventura, potenciada por el poderío técnico que ofrecía “el cerebro de la bestia“.

Pese a ello, sus creadores optaron por gestar un vistoso arcade – en la línea del anteriormente citado Dragon’s Lair – dotado de grandes sprites, un exquisito scroll parallax y hermosos decorados.
Para la ocasión, el valeroso protagonista vio incrementado su repertorio de ataques con toda suerte de llaves, patadas giratorias, demoledores reversos e incluso funestas descargas eléctricas, que causan estragos entre sus desafortunados enemigos.
Llegados a este punto, merece la pena destacar la agradecida posibilidad de elegir idioma entre siete diferentes, incluyendo el castellano.
Un detalle de buen gusto, que era un denominador común entre los lanzamientos de dicha empresa.

Sirva a modo de ejemplo el mítico Striker.
A modo de curiosidad, más de un antiguo usuario de SPECTRUM se emocionará al escuchar los primeros compases de la melodía principal, disponible en la pantalla de presentación, que ya estaba presente en el clásico Dr. Franky and the Monsters, con el que ELITE deleitó a sus seguidores allá por el lejano año 1.984.

Por último, para aquellos lectores más nostálgicos, aquí os dejo un ENLACE desde el que podréis disfrutar con la entrega original para la añeja portátil de Nintendo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.