THE HOUSE OF THE DEAD 2

The House of the Dead 2 fue uno de los juegos más relevantes de todos cuantos acompañaron al lanzamiento europeo de Dreamcast durante su primer mes.

No sólo destaca por ser el primer título para dicha consola que permite jugarse con pistola, sino también por su excelentísimo apartado gráfico y jugabilidad arrolladora.

Tal como ya sucedía en la entrega original y otros arcades para pistola, como Virtua Cop o Time Crisis, The House of the Dead 2 muestra la acción bajo una perspectiva en primera persona y desplaza a los personajes de forma automática – sobre raíles – sin que el usuario tenga el control directo sobre sus movimientos.

Aunque este mecanismo no resulta un adelanto tecnológico precisamente, permite a los aficionados centrarse en lo que realmente importa: masacrar monstruos a diestro y siniestro.

Otra similidud con la primera parte es preciso buscarla en el sinuoso argumento, pues aquí también aparece el típico científico loco y creador de todo un ejército de funestas criaturas, y vuestra misión consiste en asumir el rol de uno de los agentes gubernamentales encargados de neutralizar al malvado investigador.

Lo novedoso del asunto es que, para la presente ocasión, la historia no transcurre en el interior de una siniestra mansión, sino que ambos protagonistas deberán abrirse paso por las calles de una ciudad infestada de zombies y seres de origen mutante.

De modo que los enfrentamientos contra los habituales monstruos pueden tener lugar tanto en calles, como en el agua de los canales, o en el interior de las casas: ¡no existe ningún lugar seguro donde esconderse!.

Pese a la ausencia de un entorno 3D por el que los protagonistas puedan moverse libremente, el apartado visual de The House of the Dead 2 es uno de sus puntos fuertes.

Tanto los fondos como el elenco de personajes aparecen más detallados que en la versión original para recreativa.

Además, al utilizar gráficos pregrabados, los movimientos de cámara y de los enemigos son ágiles y fluidos.

Como cualquier buen juego de terror que se precie, The House of the Dead 2 dispone de una amplia variedad de adversarios que despachar, entre los que se cuentan diversos tipos de zombies, animales transgénicos y terribles jefes finales.

Por cierto, si estábais acostumbrados a la estupidez y lentitud de reflejos típica de los zombies de Resident Evil, ponéos las pilas, porque los rivales de The House of the Dead 2 son rápidos, maliciosos y no tienen ni un pelo de tontos.

Lo cierto es que sería imposible finalizar la aventura si no fuera porque prácticamente todos los bichos tienen un marcado punto débil en su cuerpo, que os permite erradicarlos con mayor facilidad.

Aparte de los consabidos enemigos, durante vuestro periplo os encontraréis también con ciudadanos inocentes a los que proteger o rescatar de las hordas del mal.

Si conseguís salvarlos, se mostrarán tan agradecidos que os proporcionarán jugosas vidas extra o rutas alternativas.

Huelga decir que la existencia de diferentes caminos supone todo un aliciente, pues contribuye a romper la linealidad e incrementa el interés y la duración del juego.

Aunque se trata de una conversión del mismo título que vio la luz en recreativa, The House of the Dead 2 para Dreamcast no sólo introduce mejoras en el apartado gráfico, sino que proporciona cuatro modalidades diferentes de juego frente a la única opción de la coin-op: Modo Arcade, Modo Original, Modo Boss y Modo Training.

Arcade es el modo principal y reproduce fielmente la recreativa.

Vuestra misión aquí consiste en diezmar a los monstruos, rescatar el máximo de inocentes posible y eliminar los poderosos jefes finales de cada fase.

Por su parte, la opción Original es una versión peculiar del Modo Arcade donde el jugador deberá recoger ítems especiales a lo largo de su recorrido.

Algunos estarán a la vista, mientras que otros se encuentran ocultos en barriles, cajas, puertas y un largo etcétera.

Pero si vuestro mayor interés se centra en acabar con los jefes de turno, el Modo Boss os permite enfrentaros directamente contra cualquiera de ellos, sin necesidad de superar las distintas fases.

El objetivo del Modo Training es desarrollar la habilidad del usuario para incrementar sus posibilidades de supervivencia cuando salga al ruedo.

Consta de diez pruebas basadas en salvar un número determinado de inocentes, afinar la puntería disparando a objetos distantes e, incluso, mantener a balazos una moneda en el aire.

En definitiva y, a pesar de que el sistema automático de desplazamiento puede suponer un handicap para los jugadores que gustan de moverse libremente por el escenario, The House of the Dead 2 cuenta con los suficientes ingredientes para copar los primeros puestos entre las preferencias de todos los aficionados al género.

LUCHA A MUERTE CONTRA LOS JEFES

Si creíais que limpiar una ciudad de zombies era duro, esperad a enfrentaros contra estos bichos…

JUDGEMENT

Todos los comienzos son duros y, para muestra, ahí está el primer jefe.

Está protegido por una armadura aunque, para su desgracia, su punto flaco se encuentra en el demonio alado que lo acompaña.

HIEROPHANT

Este horror de las profundidades viene equipado con un tridente.

Encargáos de las pirañas asesinas que os lanzará y disparadle al corazón siempre que se muestre al descubierto.

TOWER

Inspirado en la mitología griega, este engendro cuenta con un racimo de peligrosas cabezas.

Concentráos en ellas y procurad eliminarlas antes de que acaben con vosotros.

STRENGTH

Ataviado con una máscara de cuero y una sierra mecánica, su aspecto es indicativo de lo sanguinario que puede llegar a ser, así que preparáos para un largo y complicado combate.

MAGICIAN

Si pensábais que ya os habíais librado de este enemigo en el primer The House of the Dead os equivocábais.

Ha vuelto y ahora es el doble de peligroso.

No os dejéis intimidar por él y disparadle a bocajarro.

EMPEROR

En el diario de G hay poquísima información al respecto.

Es enorme y tiene la molesta costumbre de transformar su cuerpo de metal líquido en puntas afiladas y pelotas que pueden dejaros KO.

DREAMCAST VERSUS RECREATIVA

Observad bien estas cos capturas.

La de abajo procede de la conversión para Dreamcast, y la de arriba corresponde a la entrega original para recreativa que tan buenos ratos os ha brindado.

Dado que la Dreamcast y las recreativas de SEGA compartían prácticamente la misma tecnología, no resulta extraño que la conversión reproduzca fielmente los gráficos de la coin-op.

Lo que ya no es tan habitual es que una adaptación supere el aspecto de la mismísima recreativa, como sucede en The House of the Dead 2.

Y es que, en este caso, los desarrolladores no se conformaron con idear un título idéntico al original, sino que aprovecharon la ocasión para mejorar aspectos tales como la definición, el color o el detalle de los fondos y, además, tuvieron a bien introducir nuevas modalidades de juego que incrementan su interés.

En resumen: podéis disfrutar del mejor The House of the Dead producido hasta la fecha sin tener que echar monedas cada vez que un jefe final acabe con vosotros.

ÉRASE UNA VEZ

El primer The House of the Dead fue desarrollado inicialmente para máquinas recreativas aunque, después, SEGA efectuó una conversión para Saturn.

A diferencia de otros juegos para pistola como Virtua Cop o Time Crisis, donde los enemigos eran terroristas y mercenarios, The House of the Dead adoptó el subgénero que acabó poniendo de moda Resident Evil y llenó sus escenarios de zombies, monstruos de laboratorio y sangre a raudales.

La versión para consola doméstica contaba con tres modos de juego: Arcade, Saturn y Boss.

El primero reproducía fielmente el desarrollo de la coin-op.

El Modo Saturn, por su parte, se basaba en la opción Arcade aunque introducía nuevos elementos, como la posibilidad de elegir diferentes personajes.

Por último, el Modo Boss permitía – igual que en la segunda entrega – enfrentarse directamente a los jefes de cada nivel.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.