THE KING OF FIGHTERS R-2


He aquí un pequeño milagro de los que suceden muy ocasionalmente.
SNK debutó en el peculiar mundo de las portátiles ofreciendo un minúsculo arcade de lucha que a día de hoy resulta mucho más divertido que otros de mayor formato.

.

En realidad este detalle no sorprende tanto como podría pensarse a priori, ya que la fórmula del éxito en este singular género sigue siendo incluso en la actualidad bastante sencilla, pues a grandes rasgos basta con que el sistema de combate sea divertido y eficaz, que los personajes estén bien diferenciados entre sí y tengan cierto carisma intrínseco.
.


Y The King of Fighters R-2 cumple su cometido con holgura en este sentido, ofreciendo hasta 14 luchadores de una marcada personalidad propia, movimientos contundentes de efectos devastadores, una exigente modalidad de equipo ciertamente entretenida, e incluso la posibilidad de crear un luchador afín con los gustos individuales de cada usuario, tal como sólo puede verse en algunos de los juegos de lucha de mayor prestigio que triunfan en el ámbito de las recreativas y las consolas de uso doméstico.
.


Por si esto no bastara, los gráficos, sin llegar a sorprender, consiguen estar a la altura de lo esperado, siendo coloristas y mostrando en pantalla unos combatientes de tamaño óptimo y bien detallados.
.

Por descontado, el joystick de Neo Geo Pocket es idóneo para la ejecución de los ataques especiales.
.


Y llegado el caso, si doblegar a los desventurados rivales controlados por la CPU no colma vuestras mejores expectativas de lucha, siempre podréis conectaros con algún otro compañero y resolver vuestras diferencias al estilo más clásico.
.


A puñetazo limpio.

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.