THE LEGEND OF ZELDA: FOUR SWORDS ADVENTURES

En comparación con Mario, que puede ser enviado a verdes prados para jugar al golf, a campos polvorientos para golpear pelotas de béisbol o a la pista de asfalto para correr a toda velocidad sobre cochecitos, la serie Zelda se resiste a mezclar diversos géneros.

Lo más cerca que ha estado de una desviación de su línea habitual probablemente sea Link’s Crossbow Training – una agradable pero olvidable galería de tiro entregada junto con un periférico bastante abstracto, consistente en una pistola de plástico para la Wii – o The Legenf of Zelda: Four Swords Adventures.

Este último juego es una de las obras maestras menos apreciadas de Nintendo.

Four Swords Adventures toma la estética de Four Swords, aquel maravilloso título que fue incluido junto a la versión de A Link to the Past para Game Boy Advance, y da cabida a cuatro jugadores, que o bien van rebuscando por el paisaje en solitario, o bien se unen para pulsar interruptores, levantar rocas y progresar a través de una ingeniosa serie de cuellos de botella artificiales.

El modo ideal para jugar es con cuatro GBA conectadas a una GameCube… una opción tan extraña y poco usual que impidió que el juego fuera un éxito en ventas.

Claro que también puedes jugar tu aventura en solitario, con la ayuda de cuatro cómplices controlados por la inteligencia artificial; pero con eso se pierde la caótica diversión que es el fundamento del juego.

Y realmente es caótico.

Aunque la saga, tradicionalmente, ha sido un modelo de orden cuidadoso, Four Swords Adventures convierte los paisajes de Hyrule en una serie de locas batallas en distintos emplazamientos, donde los jugadores luchan unos contra otros por las joyas que caen de casi todos los objetos disponibles.

Se trata de una aventura jugosa en la que, resumiendo de forma rápida, puedes esperar que haya múltiples y continuas reyertas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.