THE LEGEND OF ZELDA: OCARINA OF TIME 3D

Hete aquí una de aquellas paradojas que no pasarán inadvertidas ante la atenta mirada de los aficionados: Ocarina of Time se desmarcó como un juego revolucionario porque consiguió trasladar el desarrollo clásico de la saga a los complejos entornos tridimensionales.
Casi tres lustros después desde que el título original viera la luz en Nintendo 64, su remake ha despuntado como el primer Legend of Zelda en plenas 3D, gracias a la incipiente tecnología de Nintendo 3DS.

MEJORANDO LO PRESENTE

No se precisa más que la primera toma de contacto para llegar a la inequívoca conclusión de que Ocarina of Time 3D se adapta con soltura a las necesidades que plantea la nueva portátil: esto se traduce en vistosos efectos tridimensionales, el uso de la pantalla táctil – que repercute en un manejo más asequible de los consabidos menús -, y del giroscopio para apuntar u observar el entorno en vista subjetiva con tal sólo mover la consola.
Sin embargo, Nintendo se guarda más de un ás en la manga, y le corresponderá al afanado jugador descubrir aquellos cambios que afectan directa o indirectamente al desarrollo, ya sea en forma de nuevas zonas o secretos.
Si bien es justo reconocer que las mejoras gráficas resultan palpables a simple vista con respecto al homónimo cartucho.
Huelga decir que en la entrega original abundan los fondos prerrenderizados, en tanto aquí están recreados en auténticas 3D.
Sirvan a modo de ejemplo el añorado mercado de Hyrule o determinados interiores.
Además, el efecto 3D intrínseco de la máquina consigue dotar al programa de una sensación de profundidad realista, haciendo posible medir las distancias con mayor eficacia y, por si fuera poco, todos los personajes han sido recreados con mayor nivel de detalle y expresividad.
Pese a estos cambios estéticos, dicho remake se muestra como una fiel adaptación del capítulo más vitoreado de toda la serie, lo que no es decir poco precisamente…

UN FATÍDICO DESTINO QUE AFRONTAR

La trama da comienzo cuando un dócil infante, residente en el vasto bosque de los Kokiri, descubre que le aguarda un glorioso destino no exento de mortales peligros que ni el más valeroso de los guerreros sería capaz de afrontar.
Emprende así un funesto periplo que le llevará a oponerse al enérgico Gannondorf, cuyos malvados designios amenazan la apacible existencia del otrora distinguido reino de Hyrule.
Para detenerle, Link – que así se llama nuestro intrépido elegido – se verá en la tesitura de reclamar el poder de los antiguos sabios, por lo que deberá atravesar traicioneros bosques, yermos desiertos, gélidos lagos, inclementes volcanes y amenazadoras cavernas, …, pero también decadentes ciudades y acogedoras aldeas.
Tal como cabía esperar, en estos inhóspitos parajes conocerá a multitud de habitantes de las más diversas razas, entre las que destacan los hylianos, pertenecientes a su misma estirpe, los fornidos Goron, los acuáticos Zora, o las indomables Gerudo.
Amén de los anteriomente citados Kokiri, entre los que se ha criado el joven llamado a convertirse en héroe.
En cuanto al desarrollo se refiere, no se distancia significativamente con respecto a los anteriores capítulos de la longeva saga; es decir, Link deberá explorar enrevesados y preciosistas entornos en los que entablará conversación con decenas de individuos cuanto menos variopintos, y se adentrará en amenazantes mazmorras pobladas de enemigos, donde podrá ir perfeccionando su arsenal y habilidades.
Y así, sumará corazones de vida y obtendrá sugerentes armas y versátiles objetos, que a su vez le permitirán el acceso a nuevas zonas de Hyrule.

UNA AVENTURA INMENSA POR (RE)DESCUBRIR

Uno de los mayores logros de Ocarina of Time 3D radica en su desmesurada generosidad a la hora de ofrecer nuevas experiencias de juego.
En cada rincón del extenso mapeado, por insignificante que parezca, os aguarda una grata sorpresa a la espera de ser descubierta: desde competiciones ecuestres a lomos de la fiel yegua Epona hasta momentos de infiltración, pasando por minijuegos de todo tipo y pelaje, entre los que cobran especial protagonismo la pesca y puntería.
Sin descuidar las habituales búsquedas secundarias que os encargarán los preocupados habitantes de Hyrule por su voluminosa geografía.
Abundan los planteamientos y mecánicas que sólo se suceden en momentos puntuales y raramente se repiten, porque con presteza se ven sustituidos por otras tareas nuevas.
Obviamente, esto repercute de forma directa sobre la duración del propio juego; de modo que si os limitáis a seguir el argumento principal, podrá requerir unas veinticinco horas de vuestro tiempo.
En cambio, si aspiráis a descubrir todos los secretos que alberga esta grandiosa epopeya en su interior, la cifra ronda las sesenta horas.
En definitiva, una aventura hecha para perderse en ella y pensada para disfrutar desde el primer minuto hasta su inevitable final.
Absolutamente imprescindible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.