THE LEGEND OF ZELDA: ORACLE OF AGES/SEASONS

The Legend of Zelda: Oracle of Ages/Seasons llegó tras el brillante Link’s Awakening para Game Boy, y tenía ante sí una ardua tarea: por primera vez, los desarrolladores externos estaban enfrentándose a la más delicada y caprichosa de las creaciones de Nintendo.

Y aunque Capcom no puede competir con los propios diseñadores de la compañía madre, el resultado fue más que digno.

Oracle of Ages y Seasons son dos juegos interconectados que se complementan.

Ambos interactúan por medio del cable Link de Nintendo, permitiendo así acceder a contenidos exclusivos que no se encuentran durante la partida individual.

Por supuesto, cada título transporta al jugador a un territorio distinto, donde un poderoso Oráculo local ha sido secuestrado.

Si la trama global sólo puede llegar a asimilarse cuando se han completado ambos juegos, también es posible disfrutar de cada uno de los títulos por separado.

Y, afortunadamente, Capcom tomó buena nota, confeccionando aventuras que despliegan una progresión familiar de recolección de objetos, exploración del mapamundi y rastreo de mazmorras.

No es una mala copia de los juegos previos, y el equipo de desarrollo se las arregló para introducir suficientes ideas y elementos mágicos de nuevo cuño, y mantener al jugador emprendiendo una serie de viajes que difícilmente podrían decepcionar a los fans de Legend of Zelda.

Las entregas de Oracles, con un diseño visual y de controles casi idéntico a Link’s Awakening, quizá no llegan a alcanzar las cumbres de los propios diseños de Nintendo, aunque suelen estar a la altura de las circunstancias.

Sencillos, variados y a menudo inteligentes, son un recordatorio de que el derecho de propiedad tiene el poder de elevar cualquier cosa asociada a él.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.