THE LEGEND OF ZELDA: THE MINISH CAP

Al igual que sucedió con los juegos Oracle of Seasons y Ages, el desarrollo de Minish Cap lo llevaron a cabo las mejores mentes pensantes de Capcom para Nintendo.

Mientras que los dos primeros fueron buenas fotocopias de la franquicia en su vertiente más clásica, The Minish Cap realmente tiene un poco de magia genuina y elusiva de la serie hecha en casa.

Se trata de una aventura en miniatura con un alcance épico, y con las complicaciones justas, no forzadas, de los mejores títulos.

Gran parte del éxito del juego se debe al propio gorro Minish – el Minish Cap del título, vaya -, un alegre sombrero con cabeza de pájaro que le proporciona a Link la capacidad de encogerse hasta el tamaño de unos pocos píxeles irregulares siempre que la situación lo exige.

Así, Link se desliza sigilosamente por vigas polvorientas, camina de puntillas sobre bellotas y explora los pueblos y las mazmorras de Hyrule.

En su viaje, Link cuenta con la ayuda de algunos chismes fantásticos, como una vasija que absorbe aire y luego lanza ráfagas, y unos mitones que le permiten excavar a través de la tierra como un topo.

El trabajo de diseño es de primerísima calidad, especialmente en el caso de las inspiradas mazmorras.

Todos estos elementos, junto con un enemigo final tan inteligente y que requiere tantas oleadas para derrotarlo como cualquiera que se haya creado antes o después en la serie, se unen para conformar una aventura absolutamente maravillosa.

Con la posterior llegada de DS, Nintendo volvió a asumir el control de las obras para plataformas portátiles de su franquicia con más historias.

Pero aunque títulos como The Legend of Zelda: Phantom Hourglass son más refinados y brillantes, The Minish Cap era un claro indicio de que la serie estaba en muy buenas manos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.