THE LEGEND OF ZELDA: THE WIND WAKER

La primera aventura de Link para GameCube se inició en aguas turbulentas, tras una estruendosa reacción en Internet ante el repentino cambio de estilo gráfico.

The Wind Waker no es una actualización para los 128 bits del característico mundo melancólico de fantasía en Ocarina of Time.

En esta nueva entrega contamos con un paisaje trazado con pinceladas amplias y en colores primarios, y su héroe ya no es un meditabundo adolescente que viaja en el tiempo, sino un niño de dibujos animados con grandes ojos, piernas rechonchas, un ceño lleno de determinación representado con un único garabato y la cabeza como un inmenso globo.

The Wind Waker es, junto con A Link to the Past, la entrega de Zelda más intemporal; acaso un jugueteo elegante y estilizado por algunas de las mazmorras de más hermosa construcción de la serie.

Algunos de sus logros son el templo diseñado alrededor de una turbina gigante y la fuga por el bosque, en el que gruesos zarcillos de ramas espinosas surgen de la tierra para formar laberintos improvisados.

Aunque carece de la intrincada estructura multidimensional de entregas anteriores, unos cambios tan audaces dan pie a un nuevo tipo de aventura repleta de piratas, islas bañadas por el sol, barcos fantasma y un misterioso castillo helado atrapado bajo las olas.

Algunos de los enemigos principales del juego pueden resultar familiares a los fans de la saga, y hay señales evidentes de que el proyecto se finalizó deprisa y corriendo, con mazmorras enteras retiradas del producto final; pero The Wind Waker sigue siendo un añadido muy valioso para la franquicia, y querido además, con un inmenso botín, misterio y drama para todo aquel que ose zarpar a sus océanos llenos de espuma brillante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.