THE LEGEND OF ZELDA: WIND WAKER Y SU PROFUNDA DECEPCIÓN INICIAL

Debido al creciente éxito que estaba cosechando la Dreamcast de SEGA, y tras darse a conocer la existencia de PlayStation 2 por parte de Sony, a Nintendo no le quedó más remedio que mostrar públicamente los grandes ases que se guardaba en la recámara.

De modo que durante el popular evento del Space World, allá por el año 2.000, dio a conocer las bondades de la futura GameCube mediante un espectacular vídeo promocional, en el que se contemplaban escasas escenas de los títulos que aún se encontraban en pleno desarrollo.

Entre ellos llamaban poderosamente la atención algunos fragmentos protagonizados por los incombustibles héroes de Nintendo, a saber, Luigi adentrándose en una lúgubre mansión, Samus Aran avanzando con ímpetu por un largo pasadizo, los célebres Pokémon bailando alegremente, e incluso las veloces naves de Star Wars surcando el espacio infinito.

Sin embargo, de todos estos vídeos uno destacaba muy significativamente, pues bastaban apenas unos míseros segundos para causar estupor entre la muchedumbre.

Como muchos ya habrán adivinado a estas alturas, el cortometraje en cuestión se correspondía a una feroz batalla acontecida entre el valeroso Link y un fortalecido Gannondorf, dotados de un aspecto más realista si cabe y unas animaciones dignas de loa y alabanza, todo ello recreado mediante un acabado gráfico sencillamente excepcional para la época.

Estas limitadas imágenes bastaron para ver ensalzado el título a la altura de uno de los lanzamientos más deseados de la década.

Y así debería haber sido, pero por aquel entonces quiso Miyamoto darle una nueva vuelta de tuerca a la aventura que se estaba gestando, buscando así distanciarse de las ideas preconcebidas y el encasillamiento en que se hallaban sumidos la práctica totalidad de programadores, siempre obcecados con mejorar el apartado visual.

Por ello se decidió a probar suerte mediante la novedosa técnica del Cell Shading, consiguiendo así unos personajes realmente llamativos que parecían extraídos de cualquier dibujo animado.

Por descontado, el nuevo diseño fue recriminado hasta la saciedad por una gran base de usuarios, aunque no es menos cierto que el estilo empleado sigue siendo cuanto menos sobresaliente incluso en la actualidad, y cada personaje denota una gran expresividad facial pocas veces vista, logrando contagiar de sus propios sentimientos al jugador.

Huelga decir que el colorido apartado gráfico no fue ni mucho menos el único elemento criticado, pues los aficionados también notaron dolorosamente la ausencia de voces digializadas, y más aún por tratarse de un título de última generación.

Aunque resulta preciso señalar que esta supuesta carencia es relativa, pues lo cierto es que hasta la fecha Link no ha hablado en ningún otro capítulo de la legendaria saga.

No obstante ambas deficiencias quedan subsanadas, al menos en parte, por las extraordinarias animaciones que destilan todos y cada uno de los personajes que aparecen en el mini DVD.

El resto de apartados, como era de esperar, resultan técnicamente brillantes y no defraudan en absoluto.

Las magistrales melodías corren a cargo de Koji Kondo, Hajime Wakai, Kenta Negata y Toru Minegishi, lo que ya da una idea aproximada acerca de su inusitada calidad.

Sin olvidar la aventajada jugabilidad, a la altura de lo esperado en un episodio de esta longeva franquicia, que roza la perfección en todo momento gracias a un atractivo desarrollo que combina magistralmente la resolución de puzzles y unos combates frenéticos.

Amén de todas las virtudes que consiguen hacer de cada Legend of Zelda un juego único e irrepetible en su género, entre las que destaca la participación del carismático Mascarón Rojo, una suerte de barco dotado de la capacidad de habla con el que Link podrá adentrarse en un vasto mundo plagado de incalculables islas de tamaño variable; siempre afrontando nuevos peligros, superando divertidos minijuegos, descubriendo numerosas sorpresas y realizando incontables hazañas en su peculiar periplo en pos de la salvación del reino de Hyrule y su afamada princesa.

Por último, aquellos que quieran documentarse acerca de esta recomendable aventura, podrán hacerlo desde la página oficial del juego.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.