THE LION KING

En el año 1.994 llegó a las pantallas de cine una de las películas de animación de la factoría de sueños de las más prestigiosas que se recuerdan.
.

.
Bajo el título de El Rey león, se narraba una historia emotiva, con tintes dramáticos y salpicada de momentos de superación personal donde un joven cachorro debía encontrar su lugar en el ciclo de la vida y recuperar el trono perdido para restaurar así su reino, caído en ruinas.
.

.
Como viene siendo habitual desde entonces, el nuevo éxito taquillero venía acompañado de su correspondiente adaptación al videojuego en formato multiplataforma, tal como dictan los cánones del marketing comercial.

.

.
Bajo la estricta supervisión de Disney, que acostumbraba en aquellos años a lanzar juegos de plataformas con excelentes gráficos, mejores animaciones y unas bandas sonoras de lujo, el juego fue desarrollado por Westwood Studios Inc., aunque distribuido por Virgin en la práctica totalidad de plataformas disponibles para el año que nos ocupa, que eran la Game Boy, Nintendo, Super Nintendo, Game Gear, Master System, Mega Drive, Amiga y finalmente PC.

.

.
Dados los buenos resultados que obtuvo la compañía Disney con el título de Aladdin en su versión para Mega Drive, un juego sobresaliente en todos los apartados y muy diferenciado de la versión para Super Nintendo que fue producida por Capcom, concretamente por Shinji Mikami, el creador de la saga Resident Evil; como decía, dado el éxito del anterior título, se optó por repetir su esquema jugable, que mezclaba de forma soberbia la acción con las plataformas.

.

.
A grandes rasgos el juego sigue con fidelidad el argumento descrito en la película de animación, por lo que el usuario comienza manejando a un joven Simba que terminará la aventura convertido en un león adulto, que deberá batirse con su propio tío para recuperar su posición de rey de la manada.

.

.
Salvo contadas excepciones, como las fases de bonus en que manejamos a Timón y Pumba y en mayor medida la cuarta fase intercalada en el juego – donde nos desplazamos en scroll frontal sorteando toda clase de obstáculos que se nos echan encima, literalmente – lo que aquí nos encontramos es un programa de scroll lateral con gráficos minimalistas y cuidados con mimo en todos y cada uno de los detalles que componen los diferentes escenarios.
Mención especial para las animaciones de los personajes, al más puro estilo de la factoría Disney.

.

En lo que respecta al apartado sonoro, está extraído directamente de la película, salvando las distancias obvias, por lo que es digno merecedor de toda clase de halagos.

No en vano, el largometraje fue galardonado por la gran calidad de su banda sonora.

.

Y la jugabilidad está a la altura de los mejores plataformas, siguiendo la línea de los juegos de Sonic o de Mario en que los primeros niveles resultan sencillos de afrontar, pero los últimos exigen gran destreza para poder superarlos.

.

.

Esto nos hace pensar que por el enfoque que se le dio a este título no estaba destinado al público más joven, pues se requiere cierta soltura y experiencia para afrontar los niveles póstumos con garantías de éxito.

.

.

En definitiva, toda la magia de Disney encerrada en un solo cartucho, en el que fue uno de los mejores juegos disponibles para las navidades del año 1.994.

Lo que no es decir poco, precisamente.
.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.