THE LOST VIKINGS 2

La adaptación para Super Nintendo del clásico juego de plataformas y puzzles publicado por Interplay llegó con la mejor de las intenciones, aunque, mal nos pese, no con las innovaciones gráficas que cabía esperar.

En cierto modo podríamos asegurar que no estuvo a la altura de lo esperado.

No obstante, la única diferencia palpable entre el cartucho para Super Nintendo y las consolas de nueva generación reside, tal como dicta la lógica, en el acabado visual, que muy poco ha cambiado con respecto a su predecesor, y está muy por debajo de la versión para 32 bits.

Y así, mientras la entrega disponible para las máquinas de SEGA y Sony se nutre de modelos en 3D para recrear todos y cada uno de los elementos que aparecen en pantalla, el título para los 16 bits de Nintendo retoma el método tradicional.

Las intros, como cabía esperar, han pasado a mejor vida, dando lugar a una secuencia animada de dudosa calidad.

Respecto a la poco cuidada banda sonora, estridente donde las haya, os acompañará durante los 31 niveles que conforman la aventura; exactamente los mismos de los que consta la versión para 32 bits.

Un cartucho que, tristemente, aporta poco o nada con respecto a lo ya conocido.

A pesar de todo, es justo reconocer que los tres vikingos y sus dos nuevos compañeros de correrías tienen cierta habilidad para entretener al personal.

En definitiva, The Lost Vikings II no cumple, ni mucho menos, con lo esperado.

Los aficionados deseaban unos gráficos equiparables – salvando las distancias – a las entregas de 32 bits, pero los programadores se conformaron con reducir el tamaño del cartucho hasta 8 megas, eliminando por tanto el que podía haber sido uno de sus mayores alicientes.

Y es que gráficamente no se ha perfeccionado nada con respecto al anterior Lost Vikings, aunque por fortuna si conserva parte del encanto que ya atesoraba la entrega original.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.