THE OOZE

Slime Sex Pixel Art Sega Genesis

Cuando llegaron las primeras noticias de Ooze, la comunidad de jugadores no reaccionó con entusiasmo, precisamente.

El título desarrollado por Sega Technical Institute fue erróneamente comparado con otros tantos arcades de vista isométrica, pero con una ambientación más lúgubre y un estilo ligeramente enloquecido.

Una consideración injusta: The Ooze, aunque no tan deslumbrante técnicamente como algunos de sus competidores directos, era la traducción perfecta a la mecánica de los videojuegos de las clásicas películas de ciencia ficción.

Provocativa, furiosa, con la violencia de un tebeo y la densidad psicológica inherente a una colección de cromos.

Todo este cúmulo de virtudes vuelve potenciado con este eminente cartucho, que se nutre de los excesos.

Repite la historia del intrépido científico que, víctima de su propia creación, se enfrenta a una banda de maleantes para vengar así su trágico destino, y recuperar la apariencia humana en la medida de lo posible.

The Ooze Sega Genesis

Aumenta, además, las dosis de humor grotesco, simplifica con gran acierto los controles del protagonista y cambia parcialmente la estructura de sus inspiradores.

Como es habitual en las producciones para Mega Drive que parten de una original estructura abierta, la aventura se basa en niveles.

Críptica, enigmática, con decenas de posibilidades jugables e interpretación, y obligando a que los aficionados rellenen los huecos pertinentes que David Sanner – quien también participó en el polémico Sonic Spinball – dejó en la narrativa.

En otras palabras, diversión asegurada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.