THE OTTIFANTS

The Ottifants Sega Game Gear GG Xtreme Retro 1

Es apreciable el esfuerzo que realizó SEGA por nutrir a su consola portátil.

Dentro de esta política, la compañía japonesa recurrió en más de una ocasión a utilizar como reclamo los personajes Disney en sus juegos.

The Ottifants Sega Game Gear GG Xtreme Retro 2

El caso de la mascota de este cartucho, del que ya existía una versión anterior para Mega Drive y Master System, resulta similar, ya que proviene de una famosa serie de dibujos animados alemanes.

En esta aventura el protagonista, Bruno – un pequeño elefante en pañales, para más señas -, se propone rescatar a su padre de una imaginaria banda de malignas criaturas.

The Ottifants Sega Game Gear GG Xtreme Retro 3

Sus suposiciones no son nada más que fantasías infantiles pero, pese a ello, Bruno pone todo su empeño y recoge los objetos que se han caído de la cartera de papá, para utilizarlos en su investigación.

Los gráficos, que recrean siete escenarios diferentes, son de bastante calidad dado el reducido tamaño de la pantalla de Game Gear.

The Ottifants Sega Game Gear GG Xtreme Retro 4

Las plataformas no juegan un papel clave en la dinámica del cartucho, pero merece la pena resaltar una fase en la que deben superarse utilizando inteligentemente el peso de esta pequeña mascota.

Por último, los passwords y la posibilidad de grabar la partida añaden un grado más de facilidad para llevar nuestra aventura a buen puerto.

The Ottifants Sega Game Gear GG Xtreme Retro 5

Diversión con final feliz incluido.

¿Qué más se puede pedir?.

The Ottifants Sega Game Gear GG Xtreme Retro 6

EN SÍNTESIS

Es difícil encontrar juegos que no hagan apología de ningún tipo de violencia.

En esta ocasión, el pequeño Bruno debe ejercer labores propias de Sherlock Holmes para resolver el imaginario secuestro de su padre.

Si a esto le añadimos unos buenos gráficos, tenemos un cartucho idóneo para los pequeños querubines del hogar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.