THE SENTINEL

Impasible al paso del tiempo.

Allí pertenece inamovible el centinela, justo donde lo dejamos en 1.987, cuando el 99% de la prensa europea coincidió en calificarlo como una auténtica obra maestra.

Obra del ingenio de Geoff Crammond – creador de los alabados F1GP -, que en 1.985 escribió la primera versión de The Sentinel para los BBC de ACCORN, aunque posteriormente sería llevado a todos los demás sistemas; léase Commodore 64, ZX Spectrum, Amstrad CPC, Atari ST, Amiga y Compatibles PC.

La diversión venía a cargo de los 10.000 niveles con que contaba el juego, lo que aseguraba una durabilidad que hasta entonces nadie había conseguido rebasar.

Resulta difícil entender el funcionamiento de un juego como The Sentinel, más aún mediante líneas de texto, aunque trataremos de profundizar en su mecánica al diseccionar su bendita secuela, de la que os hablaremos en breve.

Mientras tanto, dejaremos al centinela allí, alimentando las ansias de un sector madurito que a buen seguro disfrutó con esta joya, no sin antes recordar que la música de su encarnación póstuma corrió a cargo de John Carpenter, genial director de clásicos como Halloween, Christine, La Niebla o La Cosa.

PRIMERAS VERSIONES

La versión para Amstrad CPC era, de todas las adaptaciones para 8 bits, la de mayor calidad gráfica.

Antes de empezar cada nivel, se ofrecía el perfil del mismo y la situación del centinela.

Commodore 64 fue el segundo sistema que popularizó la obra maestra de Geoff Crammond.

La versión para ZX Spectrum, a pesar de ser monocroma, era la que mayores detalles mostraba.

EL CENTINELA

El centinela es nuestro objetivo en cada nivel.

Su apariencia ha ganado con el tiempo, tornándose mucho más terrorífica – al estilo de Alien -.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.