THE SHADOW

La Sombra fue un personaje que alcanzó un gran renombre en Estados Unidos durante la década de los 30, gracias a un serial radiofónico que narraba Orson Welles.

A grandes rasgos, se trataba de otro defensor de la justicia que debía su nombre a su peculiar atuendo, pues iba rigurosamente vestido de negro y se ocultaba en la oscuridad.

Seis décadas después, este personaje regresó por partida doble: por un lado, en un filme protagonizado por Alec Baldwin y, por otro, en este sugerente cartucho para los 16 bits de Nintendo.

El título, como no podía ser de otro modo, os ofrece la posibilidad de asumir el papel de The Shadow para adentraros en el Nueva York de 1.933, cuando el último descendiente de Ghengis Khan, un tal Shiwan Khan, está a punto de sembrar el caos con una terrible arma.

Y claro, sólo La Sombra es capaz de combatirle, y lo va a hacer a lo largo de un beat’em up que os traslada a los lugares más emblemáticos de la ciudad de los rascacielos.

Nuestro valeroso protagonista debe enfrentarse a los más variopintos personajillos, que le harán la vida imposible, antes de vérselas con el mongol de turno.

Para ello, The Shadow cuenta con la fuerza de sus puños, sus saltos y patadas, además de un contundente golpe que ejecuta gracias a una segunda barra de energía.

Sumadle a esto algunos niveles donde La Sombra debe disparar a sus enemigos y una fase motorizada, y os podéis hacer una idea bastante aproximada de cómo es el juego que nos traemos entre manos.

EN SÍNTESIS

Os encontráis ante un beat’em up bastante genérico, lo que implica un desfile continuo de enemigos – casi siempre los mismos – y un repertorio de movimientos a realizar tirando a escaso.

Vamos, nada del otro mundo, aunque hay que resaltar la variedad con la que han sido concebidos los escenarios que reproducen el Nueva York de 1.933.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.