THE X-FILES

En el año 1.992 un periodista con ligeras tendencias paranoicas conocido como Chris Carter ideó a dos agentes del FBI especializados en resolver toda suerte de casos paranormales. Fox Mulder, que parecía especialmente afectado debido a la misteriosa desaparición de su hermana y Diana Scully, de un marcado carácter frío y racional.

El propio Carter escribió sendos guiones basados en sus singulares aventuras para posteriormente hacérselas llegar a la célebre cadena FOX, dando origen al fenómeno televisivo de Expediente X, una de las series que ha contado con un mayor número de seguidores incondicionales desde la década de los noventa.

Y como no podía ser de otra forma, tras su paso por un sinfín de productos de lo más variopinto, sean largometrajes de dudosa originalidad, juegos de cartas e incluso de rol, la conocida pareja llegó a una de las consolas de moda del momento, PlayStation.

Huelga decir que para la presente ocasión los famosos agentes del FBI no interpretaron el papel de protagonistas, muy al contrario de lo que se podría pensar a priori, pues en X-Files el objetivo primordial del usuario consistirá en localizar su paradero.

PRESENTANDO AL AGENTE CRAIG WILLMORE, DEL FBI

A grandes rasgos X-Files pasa por ser un capítulo interactivo de la prestigiosa serie norteamericana en el que, además de enfrentarse a una de las enrevesadas tramas propias de la mente del célebre guionista Chris Carter, el usuario podrá participar de ella como un protagonista más de la acción.

En este vídeo interactivo será preciso asumir el rol del joven agente del FBI Craig Willmore, representado para la ocasión por un semidesconocido actor cuyas dotes interpretativas quedan ligeramente en entredicho.

En sus comienzos contará además con la colaboración del no menos conocido Skinner, cuya misión será introducir al jugador en la ardua tarea de hallar el paradero de los dos valerosos agentes desaparecidos durante el trascurso de una arriesgada operación.

No obstante el de Skinner no será el único rostro conocido, pues a lo largo de la aventura harán acto de presencia algunos de los secundarios más emblemáticos de la serie, tales como Mr. X o el fumador solitario, que compartirán protagonismo con otras figuras menos populares como es el caso de los carismáticos Cook, Wong, Smolnikoff, Amis, y un largo etcétera.

A modo de curiosidad, los fans más devotos reconocerán pequeños guiños que harán constantes referencias a la susodicha serie, pues elementos como una colilla abandonada, el dinero del Infierno, pipas amontonadas o una biblia serán continuos a lo largo de toda la trama.

Conforme avanza la historia el bueno de Willmore cruzará su camino con el de la bella detective Astadurian, cuya relación se asemejará en cierto modo a la establecida entre los dos agentes en paradero desconocido, donde los límites establecidos entre las relaciones profesionales y personales no parecen del todo claros.

Poco a poco el afanado usuario irá dando buena cuenta de los más turbios asuntos por resolver, para adentrarse en una tenebrosa conspiración en la que una raza alienigena planea conquistar la Tierra; algo que, dicho sea de paso, los aficionados de la serie encontrarán bastante lógico.

Obviamente Craig Willmore será el principal responsable de impedir el perverso plan de los extraterrestres.

A IMAGEN Y SEMEJANZA DE LA SERIE

Quizá el aspecto más destacado del programa radica en su escrupuloso respeto a la serie de televisión.

Además de un doblaje que roza la perfección, tanto la elaborada planificación visual como la lúgubre ambientación de determinadas escenas se adaptan con fidelidad al espíritu del resto de capítulos emitidos a través de la pequeña pantalla.

Tan solo las esporádicas – y algo decepcionantes – apariciones de la música ambiental empañan ligeramente un acabado formal de una calidad excepcional.

Si a este detalle le añadimos elementos tan dispares como linternas que se encienden en medio de la oscuridad, hombres cuyas gabardinas llegan hasta el suelo, llamadas por teléfono móvil y referencias al asesinato de Kennedy, el balance final en cuanto a la ambientación se refiere no podía ser más positivo.

Dicho esto, es preciso destacar que la mecánica del juego, basada en realizar acciones determinadas en un orden preciso, ocasiona que en no pocas ocasiones el usuario se sienta frustrado, con esa desagradable sensación de hallarse inmerso en un callejón sin salida.

Tanto es así que la opción de “intuición artificial” disponible, y que otorga determinadas pistas necesarias, se antoja como una herramienta ineludible para llevar la aventura a buen puerto.

Asimismo, pese a la fluidez que la caracteriza, la transición entre las distintas pantallas estáticas dista mucho de haberse resuelto de forma eficiente, debido principalmente a la desorientación que se produce a la hora de explorar espacios cerrados.

Basta con decir que la poca flexibilidad permitida en las acciones ocasiona que con relativa frecuencia el usuario tienda a sentirse integrado como un personaje más de la historia en vez de un verdadero jugador al uso, y por si esto no bastara la simpleza parece haberse apoderado de las escasas escenas de acción disponibles.

Pese a estas deficiencias el programa sigue resultando idóneo para todos aquellos fans incondicionales de la serie deseosos de entrar a formar parte del peculiar universo de Expediente X, aunque sea virtualmente, pues serán los encargados de salvar a los intrépidos Mulder y Scully, lo que no es decir poco precisamente.

Pero si las aventuras de esta famosa pareja de agentes no se encuentran entre vuestras preferidas, con toda probabilidad el juego no logrará cautivaros y os dejará bastante indiferentes.

A destacar su elaborado guión, la excelente puesta en escena y la fiel adaptación con la que se ha recreado la serie, que queda eclipsada por la poca flexibilidad de las acciones disponibles y una banda sonora paupérrima.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.