THUNDERFORCE V

Con toda probabilidad, el nombre de Thunderforce les traerá muy buenas connotaciones a los antiguos usuarios de Mega Drive, quienes tuvieron la dicha de regocijarse con esta legendaria saga de matamarcianos.

Si os contáis entre aquellos selectos jugadores, a buen seguro recordaréis sus depurados gráficos, sugerentes fondos, enemigos de extremada dificultad y pegadizas melodías, presentes en cada entrega de la serie.

Como no podía ser de otro modo, todos estos elementos también están magistralmente integrados en el título que nos ocupa, que no es otro que Thunderforce V, y que supuso además el fastuoso debut en Saturn de esta franquicia con sabor a clásico.

Por descontado, los que disfrutaron con la espectacularidad del memorable Galactic Attack, se quedarán muy gratamente sorprendidos al ver la apariencia gráfica de esta entrega.

Gigantescos enemigos vectoriales, llamativas transparencias, gloriosos efectos de luz, scrolles de múltiples planos, maravillosos fondos y una jugabilidad envidiable le consolidan como uno de los mejores en su clase.

Basta con ver las diferentes pantallas incrustadas en este breve artículo para hacerse una idea aproximada sobre la riqueza visual que caracteriza al programa.

No obstante, es necesario destacar que la principal novedad de juego reside en la inclusión de un sistema de bombas; algo que resulta de agradecer para enfrentarse con ciertas garantías a los descomunales final bosses, todos ellos de unas dimensiones impensables.

En definitiva, nos encontramos frente a todo un must have para los amantes del género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.