TIME PILOT


Por norma general, cuando un universitario da por finalizada su carrera y entra a formar parte de una gran empresa, tiende a acatar todas las ordenes directas que le dan sus superiores.

Aunque este no fue el caso del joven Yoshiki Okamoto, quien no estaba dispuesto a centrar sus esfuerzos en la creación de un juego que no era de su interés.

De hecho, cuando le encargaron el desarrollo de un simulador de coches, llegó a la conclusión de que su jefe en funciones no valoraba su talento lo suficiente.

No en vano, él mismo había entrado a formar parte de Konami para diseñar los carteles destinados a promocionar diversas máquinas arcade, pero prefirió hacer caso omiso de su cometido.

Fan incondicional como era de Bosconian, un notable matamarcianos desarrollado por Namco, aspiraba a crear su propio juego, en el que sería posible pilotar una nave de aspecto futurista que tendría que sobrevivir a cuantiosas batallas a lo largo de la historia.

Es evidente que sus ambiciones se alejaban significativamente de su cometido en la empresa.

Las continuas evasivas de Okamoto dieron lugar a la desconfianza de sus superiores, que no tardaron en exigirle que presentase informes a diario sobre sus funciones en el seno de la compañía, lo que obligo al joven talento a cumplir con sus labores, mientras desarrollaba de forma paralela su propio proyecto, con la ayuda de otros apasionados programadores.

Pero como suele ocurrir en estos casos, su pequeño secreto no tardó en salir a la luz, de modo que la existencia de Time Pilot quedó al descubierto.

Pero contra todo pronóstico, los directivos de Konami se mostraron muy complacidos con este nuevo programa que se estaba gestando; tanto es así que en el año 1.982 ya estuvieron disponibles las primeras coinop con el correspondiente juego.

Y de esta forma comenzó la brillante carrera de Okamoto.

Pero quiso la casualidad que un día, tras una agotadora jornada de trabajo, escuchara una sospechosa conversación entre uno de los directivos y el que era su jefe, que se atribuía la creación del galardonado título.

Este detalle bastó para que el célebre programador se encontrara a disgusto en la empresa, de modo que una vez finalizado el nuevo proyecto que se traía entre manos, de nombre Gyruss – otro de los grandes éxitos de Konami -, entró a formar parte del equipo de Capcom, donde participó de forma activa en el desarrollo de una de las sagas más prestigiosas de los videojuegos, Street Fighter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.