TIMECOP

La epopeya de Max Walker se hizo famosa por su adaptación a la gran pantalla, protagonizada por Jean-Claude Van Damme.

Para la ocasión, aunque se hizo de rogar, nos llegó el correspondiente juego destinado a los 16 bits de Nintendo, basado en el argumento del filme.

Aunque lo cierto es que la historia narrada en el videojuego, en la que vosotros podéis tomar parte activa, tiene pocas semejanzas con el guión del largometraje.

Eso sí, el protagonista en ambas aventuras es el mismo, el agente Max Walker.

Como Walker, el policía temporal – y no por lo eventual de su trabajo, sino por la base del mismo -, vais a recorrer el pasado, el presente y el futuro, sólo que en orden inverso.

La trama arranca en el año 2.005 – uno más tarde que en la película -, en el momento en que Walker descubre que Hans Kleindast no murió, sino que junto con él es la única persona que puede realizar viajes en el tiempo.

Este descubrimiento llevará a nuestro protagonista a recorrer la prehistoria, la Alemania nazi o una futurista Los Ángeles, para evitar que Hans altere el curso de la Historia.

Vuestras mejores armas van a ser los puños, pero como una ayuda nunca viene mal, Walker también puede recoger munición para su pistola y bombas para momentos de máximo apuro.

Aún así, será toda una proeza que lleguéis al final de la aventura…

MUCHO MÚSCULO, POCO JUEGO

¿Quién puede interpretar con más acierto a un personaje del cine que un actor digitalizado?.

Nadie.

La mejor, y casi única, baza de este cartucho reside en las digitalizaciones de los personajes.

Muchos movimientos – eso sí, bien plasmados gracias a la técnica del fondo azul que empleó Cryo -, pero que a la hora de la verdad ofrecen muy poco juego.

Y es que Walker es lento, torpe y no se deja manejar con facilidad, lo que perjudica enormemente a la jugabilidad de este cartucho.

Por lo demás, Timecop es la típica aventura que mezcla plataformas con acción, a través de bonitos escenarios y detalles cinematográficos.

Seguramente los fans de Van Damme le encuentren algo de interés, pero el resto…

ARMAS LETALES

Si estáis muy agobiados por los enemigos – sean éstos humanos o mecánicos – lo mejor es utilizar una de las bombas que tengáis en reserva.

De lo más eficaz.

Y si os cansáis de dar puñetazos o patadas, siempre podéis disparar.

VARIEDAD DE FASES

No todas las fases se desarrollan en tierra firme.

Nada mejor que introducirnos en un submarino para romper la monotonía, aunque también allí acecha el peligro…

EN SÍNTESIS

Las digitalizaciones de Max Walker son el principal reclamo visual, y acaparan casi toda la atención.

Las melodías tienen mucha marcha, tal como debe ser en un juego de acción, aunque el resto de sonidos no cumplen con las expectativas… pese a contar con puñetazos y demás bien plasmados.

Y en lo jugable, digamos que Max va a lo suyo y reacciona a nuestras órdenes tarde y lentamente.

Así pues, el escaso interés que despierta la historia se diluye ante lo difícil que resulta manejar al protagonista.

PROS Y CONTRAS

JVC ha mimado el aspecto técnico, pero ha descuidado lo más importante: que podamos jugar y divertirnos.

Y es que una cosa es un hacer un título difícil, lo que nos parece estupendo, y otra bien distinta no poder jugar con garantías por culpa de un control perfectible.

A destacar las digitalizaciones y la banda sonora.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.