TINY TANK

El humor y la destrucción masiva no suelen ir conectados, por mucho que los americanos llamasen Little Boy y Fat Man al par de bombas atómicas que lanzaron sobre Hiroshima y Nagasaki.

La idea motriz de Tiny Tank es de lo más inquietante: este juego sugiere, tal vez, que las máquinas asesinas sólo necesitan un lavado de cara para ser aceptadas con total naturalidad.

Si los misiles nucleares del futuro se pareciesen a los encantadores juguetes que presenta este título, no serían rechazados por tanto pacifista irresponsable como corre por esos mundos de Dios.

El Tiny Tank del título es un juguete con una capacidad de destrucción nada desdeñable.

El gobierno de Estados Unidos lo ha puesto en circulación para ganarse la simpatía de la opinión pública, y así conseguir fondos para su ambicioso programa de armas hipertecnológicas.

Un tanque en miniatura que tose, protesta, insulta y protagoniza los anuncios del Pentágono es algo bastante original.

¿O no?.

Si juegas como Tiny Tank eres enviado a una batalla contra un ejército de robots empeñados en extinguir a la humanidad.

Al ser una máquina de guerra de vanguardia, tienes un enorme cañón a tu entera disposición – camuflado de narizota de Tiny Tank -, y puedes coger las armas de los enemigos que destruyas.

Además, puedes absorber los pequeños restos de su metal para hacer reparaciones.

Mejor aún, Tiny Tank cuenta con un amplio número de “jóvenes tanques” a control remoto que pueden usarse como bombas errantes, o para explorar áreas sin la necesidad de ponerte en peligro.

Aún hay más, puedes usar los sesos de tus enemigos ya derrotados para que los tanques jóvenes actúen independientemente, y sigan buscando a los enemigos usurpadores del poder.

Te acribillan a tiros por menos de nada, y los objetivos de las misiones en Tiny Tank no se diferencian mucho de otros juegos parecidos.

Por lo general, son del tipo “Destruye el Objetivo A, y dirígete hacia el Área B“.

Sin embargo, no esperes un simple remedo de los exitosos Army Men, Toy Story 2 o Toy Commander.

Tiny Tank es un producto de una cierta modestia, pero no carece de buenas ideas y algo de originalidad.

Por ejemplo, para destruir un barco de carga tienes que disparar al aparato de radiocontrol que gira sobre éste, que luego caerá y explotará haciendo saltar en pedazos el resto.

La gran baza de este simpático título es, sin duda, su personaje principal.

Es difícil cogerle cariño a un tanque, por mucho y muy bien que destruya, pero en algunos momentos AndNow consigue este pequeño milagro.

Y es que Tiny es maleducado, irreverente y bastante golfo, así que no te costará demasiado identificarte con él.

Sólo un consejo: trata de no tomarte demasiado a pecho tu condición de “adulto” y dale una oportunidad a este juego.

Si no eres capaz de hacerlo, pensarás que Tiny Tank – como el resto de títulos que siguen la cada vez más popular premisa “los juguetes van a la guerra” – es una solemne tontería.

PEQUEÑO, PERO MATÓN

Puede que sea mono, pero Tiny Tank es un auténtico… matagigantes.

MINIATURAS SALVAJES

Tiny Tank es un juego familiar que no aprovecha del todo un concepto interesante.

POSIBLES ALTERNATIVAS

QUAKE II (id Software)

Pongámonos serios y apostemos por un shoot’em up crudo y adictivo.

DRIVER (Reflections Interactive)

Simulador de persecuciones con sensacionales coches de los setenta.

PROS Y CONTRAS

Tienes a tu entera disposición 25 misiones cada vez más duras, y es genuinamente divertido…

… Aunque los objetivos son bastante genéricos, y los efectos visuales regulares.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.