TOMB RAIDER

¡Hombre Lara, tú por aquí!.

El omnipresente icono de PlayStation que empezó su andadura en Saturn llegó por fin a la portátil de Nintendo y, tal como cabía esperar, el juego no anda falto de virtudes.

Tienes cerca de 2.000 frames de animación que admirar y Lara dispone de un impresionante repertorio de movimientos: salta, trepa, se balancea, da volteretas hacia atrás y rueda, todo con una fluidez exquisita.

A las escenas de introducción se les ha prestado la misma atención minuciosa; basta con decir que están muy detalladas y a todo color.

En comparación con otras secuencias que hemos visto en Game Boy Color, estas imágenes casi parecen sacadas de una película.

La jugabilidad es más sencilla: a grandes rasgos, consiste en ir saltando a cada fracción de segundo.

Además, está bastante inspirada en Prince of Persia.

Los ítems que tratas de llevarte se encuentran escondidos en grandes catacumbas, y protegidos por animales salvajes u otros seres de dudosa procedencia.

Al igual que en la versión para los 32 bits, las pistolas de Lara funcionan de maravilla… aunque lo que todavía no tenemos claro es por qué se necesitan hasta cinco disparos para cargarse a un puñetero alacrán.

Y es que estos bichejos pueden ser un incordio, sobre todo cuando se aproximan tanto que a duras penas consigues dispararles.

Pero tampoco es cuestión de ponerse tiquismiquis, pues el resto del juego es lo suficientemente variado y entretenido.

Verás como las curvas de Lara no necesitan las 3D.

UNA CHICA MUY VERSÁTIL

Lara incluso puede disparar mientras trepa por las paredes, y no hay enemigo que se le resista.

Desde luego, no anda falta de recursos.

SALTOS POR DOQUIER

Saltitos como éste son más difíciles de lo que se aprecia a simple vista.

Si en algo aprecias tu integridad física, mejor no vayas de sobrado…

GOLOSINAS GRÁFICAS

Lo mejor del juego, con diferencia, es su impresionante animación.

Así da gusto deambular y perderse por los distintos escenarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.